Go Back

Drogas y adicciones (Parte 2)
3

poker-juego-apuestas-dinero

Siempre será un tema de debate el uso de las drogas (de cualquiera de las existentes) en todas las situaciones, sea por medicación o sólo de manera lúdica. Es por ello que continuamos disertando sobre el tema más a fondo.

Pero, me preguntarán por qué sí he dejado mi apoyo contra la prohibición de unas y de otras no. Pues porque algunas son naturales y otras son sintéticas. Ese es el eterno debate por el que la marihuana ha sufrido año tras año, pero que, tras una ardua discusión, se ha librado en varios estados de algunos países y ha logrado su venta al público (en su forma medicinal).

Apoyo, como dije, la prohibición o la salida del mercado de las drogas sintéticas porque contienen en mayor medida sustancias tóxicas que deterioran el cuerpo en una velocidad imparable. Las drogas naturales también las tienen, pero son sustancias que nuestro mismo cerebro produce, como la dopamina o la serotonina, y que, al estar en contacto con la marihuana (por ejemplo) se desencadenan de manera natural. Es cierto que esas mismas sustancias químicas se pueden liberar con ejercicio o comiendo algunos alimentos (como el chocolate), pero cada uno elige como quiere obtenerlos.

Es por esto último que las adicciones no sólo se simplifican en el consumo de las sustancias psicoactivas, sino que pueden surgir de cualquier objeto, persona o situación.

El diccionario de la Real Academia Española define adicción en dos instancias. La primera como una «dependencia de sustancias o actividades nocivas para la salud o el equilibrio psíquico», siendo la más utilizada de acuerdo al reconocimiento de las sustancias psicoactivas como un delito o como algo negativo en la sociedad. La segunda definición es una «afición extrema a alguien o algo», en donde ya es más clara que no sólo a las drogas se crea adicción, sino a lo que sea. De hecho, la adicción siempre será fatal para nuestro organismo si se sale de control. Las drogas tienen un efecto corto pero intenso, las adicciones a cualquier otra cosa tienen un efecto débil pero que se mantiene por mucho tiempo, hasta que la persona no hace más que sufrir por ella.

Las adicciones más famosas son la ludopatía, o adicción al juego; cleptomanía, quienes sufren la necesidad de robar sin importar el valor del objeto; también hay quienes son adictos al sexo, a los videojuegos, al internet, al trabajo, al ejercicio o a quedarse en casa y no salir.

Sin duda alguna, todos tenemos una adicción a algo o alguien. En mayor o menor medida sufrimos de una adicción que ha crecido hasta perturbar nuestro día a día, o que se ha mantenido al borde de nuestra personalidad, controlándola para que explote y salga al exterior. De vez en cuando es necesario hacer lo que nuestra adicción es, es decir, si somos adictos al chocolate, es necesario comer uno para que no se junte el deseo y después no salga con mayor fuerza; o si tenemos una afición al deporte, es bueno practicarlo día a día un tiempo considerable.

Cuando nuestra vida se ve interrumpida por las adicciones que padecemos, es momento de pedir ayuda profesional. Si en nuestra casa, en el trabajo, o con los amigos, nuestras relaciones se ven obstruidas por ello a lo que tenemos afición, es mejor buscar ayuda.

¿Ustedes a qué son adictos?


Thomas Walker

Create your own

Comments

Veronica F. Barcena Rosagro     25 April 2018

Uno se da cuenta de que alguien tiene una adicción cuando esa persona comienza a cambair su comportamiento o se mira ansioso y no siempre es por drogas o alcohol, muchos son adictos al ejercicio, al trabajo o a comer y esas adicciones también son un problema.

Taciana Bañuelos Sauceda     11 April 2018

El problema es que a muchos les cuesta admitir tener una adicción.