Go Back

El viaje de la Grulla (tsuru)

origami, papel, pájaro

Los elegantes movimientos, la agilidad y la fuerza de la grulla han inspirado durante cientos de años a maestros en artes marciales, artistas y poetas. Una de la características que han exaltado los filósofos orientales es su longevidad. Una antigua leyenda japonesa promete que a cualquiera que haga mil grullas de papel se le concederá un deseo, tal como larga vida o la recuperación de una enfermedad.

En el siglo XX, la grulla se convirtió en símbolo de paz, después de la historia de Sadako Sasaki, una niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad producida por la radiación de la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima, cuando ella tenía dos años. En el hospital una compañera le contó dicha leyenda japonesa y le mostró como doblar la grulla, con el deseo de curarse emprendió la tarea de plegar 1000 grullas.

Aunque hay una versión popular que dice que no alcanzó el número, existen versiones en las que el diario de su padre indica que llegó a hacer 1400 grullas mientras estuvo en el hospital. Independientemente de que el objeto de esta leyenda tenga relación con la realidad, la historia lleva un profundo mensaje al mundo entero.

Cuando Sadako murió a los 7 años de leucemia, sus amigos siguieron su misión y plegaron mil grullas, con la esperanza de que se evitaran las guerras en el futuro y se consiguiera la paz entre todos los países del mundo. Tres años más tarde de la muerte de Sadako, los niños de toda la ciudad de Hiroshima le dedicaron una estatua de ella con una grulla en su mano. La estatua está en el Parque de la Paz de Hiroshima.

Después de esta conmovedora historia el símbolo ha cruzado fronteras y se suelen obsequiar grullas de papel con el hecho de desear salud, bienestar, felicidad y prosperidad. Se regalan, por ejemplo, cuando nace un bebé, cuando una pareja se casa realizan esta actividad en pareja haciendo las 1000 grullas como símbolo de la prosperidad de la nueva etapa, también se regala a alguien que está enfermo, así como a alguien que quieres o es importante para ti.

Yo particularmente hago una grulla cada vez que viajo, la numero y la cuelgo en un lugar especial, creando un mapa simbólico de un tiempo efímero y memorable que impregna la calidad del viaje. El ejercicio de doblar el papel para crear una grulla se convierte en una aventura, para hallar el lugar siempre busco algo original donde colocarla y tomo una fotografía para coleccionar esos momentos

Las técnicas del doblado se pueden perfeccionar, siempre es bueno buscar nuevos retos, ¿dónde colocarías tú una grulla? ¿A quién se la regalarías? ¿Crees que podrías encontrar la felicidad en este ejercicio? Para armar tu grulla puedes buscar los diagramas documentados, también existen infinitos videotutoriales, que te permiten observar el proceso completo para poder hacerla.

Pues no nos queda más que decir, sigue esta tradición para llevar ¡larga vida en esta aventura!


Cristina del Río Francos

Create your own