Go Back

30 cosas por las que estaŕas agradecido para cuando tengas 30

Que-busca-muchacha-mar

Cumplí 31 esta semana y todo el año he estado pensando en como me hubiera gustado tener un artículo que leer en todos estos años que estaba tan preocupada por cumplir 30 (como si fuera a cruzar un puente invisible hacia la misma existencia de mierda a la que ya no podía regresar) que de manera razonable me hiciera decirme "bajale a tu desmadre, no hay razón para estar asustada". Y no la había, simplemente se fue. Ha habido tantas cosas buenas y salud este año, que mi buena amiga y yo "seguimos escribiendo sobre la magia de los 30". Las cosas son diferentes, pero no de una manera tipo "antes y después", si no en la manera que miras hacia atrás y te das cuenta de que las cosas sólo se han puesto mejores. Me siento feliz conmigo misma, me siento bien de lo que puedo hacer. ¡La gente es buena! Me siento menos interesada en estupideces. Es bastante bueno saberlo.

Aquí esta el articulo que deseaba tener, las 30 cosas por las que estaŕas agradecido a tus 30.

1. Sabes lo que quieres hacer como carrera o al menos la dirección que quieres tomar. El futuro no es completamente claro, pero eso está bien. Es mucho más divertido el estar emocionado acerca de algo en especifico que de algo "que puedes hacer cuando quieras".

2. Ya no cuentas con el síndrome del impostor. Cuentas con una década de haber sido tirado hacia lo más profundo del barranco y lograste salir en una pieza, ahora cuentas con la confianza necesaria que viene acompañada de la experiencia. Puedes tomar nuevos retos con la seguridad de que crees en ti mismo.

3. Dinero. Puede que no seas rico pero te encuentras en una mejor posición de la que estabas hace 10 años y puede que el dinero no pueda comprar la felicidad, pero hace mucho más fácil sobrellevar la ansiedad.

4. La confianza de aceptar la mierda de los demás y dejar de excusarse de situaciones que no te benefician.

5. Saber cómo llevar buena relación sentimental: juntos, con metas en común que los llevarán a la felicidad, no como si se tratara de que uno de ustedes ganará y el otro perdiera.

6. Buen sexo. Sexo del bueno, no sólo decirle a tus amigas que el sexo fue bueno porque el chico estaba bueno y no conocías a alguien mejor.

7. La genuina felicidad que sientes al ver a tus amigos crecer y ser exitosos. Como un padre orgulloso que mira de lo capaces que son sus amigos al abrir sus alas, sintiéndote como parte de un grupo exitoso.

8. Decorar tu casa de la manera que quieras, pero que antes no podías hacer porque querías mucho a tus compañeros de habitación o no podían pagarlos.

9. Empezar a salir con hombres maduros en lugar de veinteañeros tontos. (Esto vale la pena el cumplir 30)

10. La habilidad de ver a todos esos falsos que celebran su vida como un carnaval en Instagram. Has visto el interior de la vida de tantas personas, que sabes que la regla del pulgar no aplica para  aquellos que "lo tienen" (dinero, felicidad, exito) ya que ellos no lo presumen.

11. La bendición de poder tener una relación con tus padres como iguales.

12. Ser lo suficientemente maduro para poder pasar un fin de semana entero mirando Netflix sin sentirte como si te estuvieras perdiendo de algo, pero lo suficientemente joven para sacar tu lado fiestero cuando la situación lo requiera.

13. Conocer todas las cosas aburridas que vuelven la vida mucho más sencilla. Como hacer presupuestos, como pagar impuestos, donde contratar a un abogado, seguros de salud, planes de retiro, etc. Y cuando no lo sepas, tener la cabeza para poder preguntarlo.

14. La pérdida del deseo de procrastinar. La vida es mucho más sencilla sin todo el drama de llegar tarde.

15. Darte cuenta de que tu mamá tenía razón: 8 horas de sueño es lo mejor que puedes hacer por tu salud.

16. Ir de vacaciones a donde puedas dormir en una cama de hotel acolchada, no dormir en el piso sólo porque seis duermen en una habitación para ahorrar dinero.

17. Tener metas que son más grandes de lo que pensaste, a la vez de que se sienten totalmente a tu alcance.

18. Ser verdaderamente amigo de tus hermanos, en lugar de estar dándose de golpes el uno al otro. Es bueno tener a un confidente que te entiende totalmente.

19. La sensación de satisfacción que era tan dificil de encontrar en tus veintes porque sabías quién eras y de dónde venías. Sabes como hacerte sentir feliz y no sientes estrés al actuar diferente de quien supuestamente eres para ser feliz.

20. No despertar en estado de ebriedad todas las mañanas, no depender de alguien para hacer todo el trabajo.

21. Las citas son mejores. En tus veintes la gente es insegura y la señal más clara de que alguien te va a tratar mal es su inseguridad, la gente con confianza es mucho más feliz y más generosa, perdona más y juzga menos. Nos tratamos los unos a los otros con respeto, incluso cuando bromeamos entre nosotros.

22. La gente es mas buena en sus treintas. Tus veintes parecen como una venta de liquidación y parece que no hay suficiente éxito/felicidad/chicos guapos para salir. Pero todo se calma y se vuelven mejores personas para ello.

23. Si no quieres aprender como usar snapchat, simplemente no lo haces.

24. El saber que el fracasar puede sentirse bien. Significa que lo has intentado, te muestra el camino de lo que no funciona y probablemente otros que sí. Es parte de vivir una vida que es más grande que tus miedos.

25. No te peleas con tus amigos. Pierdes a muchos amigos en tus veintes, pero aquellos que llegan a tus treintas se convierten en tus mejores amigos para toda la vida. No tienen recaídas porque se han dado cuenta de que la vida es más grande que ese tonto drama y que todos en el mundo tienen defectos, incluyéndote. Si quieres que la gente sea paciente contigo, debes de monopolizar tu conversación, tienes que perdonarlos por llegar constantemente tarde.

26. La ropa en tus treintas es mucho más cómoda que la ropa a tus veintes, la cual parecía triste pero es en realidad un alivio.

27. Sabes como cocinar.

28. Las muchas maneras en las que parece que todo ese peso se te ha quitado de encima debido a que te esforzaste tanto para ser la persona en la que te has convertido y ahora sólo quieres ser.

29. El darte cuenta que los treinta es una edad muy, muy joven. Si lo deseas, tienes una vida entera por delante para hacer las cosas que quieres.

30. El darse cuenta de que tienes que vivir tus locos y salvajes veintes, pero más importante, que nunca tendrás que pasar por esa loca década de ansiedad otra vez. Todas las noches que te quedaste despierto preocupándote sobre las cosas que ya no te preocupan, era el precio a pagar por lo que la gente romantiza como los días de su vida, cuando en realidad eran los más libres. Pero la verdad, era un poco molesto estar debajo de esa brillante capa y es bastante alentador el estar en algo nuevo.


Baudilio Sosa Mayonga

Create your own