Go Back

Higiene Tecnológica
1

disco duro-reparación-computadora-manos-tecnología

El otro día acompañé a mi novio a ver un asunto con una computadora que se trababa. Por cosas de la vida, el informático es amigo de un conocido y nos explicó a detalle el diagnóstico del equipo; al parecer todo se trataba del disco duro que está por dar sus últimos días. La noticia me pareció algo extraña porque ese disco lo cambiaron hace cuatro años aproximadamente, los motivos de cambio tuvieron que ver con una caída accidental, pero después de eso no hubo percances con el equipo.

Debido a la confianza y cercanía me atreví a preguntar la causa del desgaste; me contestó que tiene mucho que ver con el uso que se le da a la computadora. Para ser más específica, habló del uso excesivo de la hibernación del equipo y de los movimientos bruscos de la computadora. Alguna vez ya me habían dicho lo de los movimientos, que yo me obstine en utilizar de una manera poco amable a esa portátil es otra cosa, pero lo que me sorprendió de verdad fue lo que nos dijo sobre la hibernación.

Nos contó que al poner a hibernar un equipo la aguja del disco duro se mantiene girando, y eso, en forma reiterada, desgasta al disco duro más rápido. Aunque no son las palabras exactas, sé que estoy dando a entender el mismo significado que nos mencionó el experto; entonces me quede pensando ¿por qué existe la función de hibernar si en realidad no es algo bueno para los discos duros?

Podría hablar de la conspiración de las corporaciones tecnológicas, decir que es una estrategia que tienen para que cambiemos de equipo con más frecuencia y que eso, aunado a la obsolencia tecnológica ya existente, nos tiene en un búcle interminable de consumo. En vez de ello quiero abordar otro tema: el de la higiene tecnológica.

Aunque es un término que me surge de la mente y no uno que haya leído, creo que podría existir y estar ya en uso con el mismo significado que yo le doy aquí. La higiene tecnológica básicamente consistiría en hábitos que mejoran el rendimiento y duración de nuestros equipos de cómputo y microcómputo; en este caso tenemos un hábito que deberíamos erradicar o al menos evitar: la hibernación. Rondando por territorios cercanos, está el uso de filtros para las pantallas, que evitan el desgaste de algo mucho más importante y menos reemplazable que los equipos: nuestros ojos. Podemos seguir con temas como la cantidad de horas que pasamos sentados frente a un computador o la posición en que leemos al utilizar el celular, la tablet o una portátil.

La higiene tecnológica, entonces, podría abarcar ámbitos que conferirían a nuestros equipos una cantidad mayor de uso y a nosotros una mejor calidad de vida y una economía un poco menos dañada. Si el término existe, debería difundirse y ponerse en práctica, porque su ausencia causa estragos de toda magnitud: desde los materiales y económicos, hasta los de salud que transforman en insignificantes a los primeros daños; pensemos por ejemplo en las personas que han muerto por jugar tantas horas de corrido que la falta de sueño termina por tumbarlos.

La tecnología, como muchas otras materias, sigue siendo una asignatura más en el currículo escolar; hábitos que mejoren las conductas en torno a ella, por lo tanto, son aún más lejanos e imposibles de implementar en la escuela. A pesar de ello, podemos procurar realizar acciones en el entorno inmediato: mover menos de lugar la portátil cuando esté encendida, evitar hibernar el equipo y reducir el tiempo en los distintos dispositivos que estén a mano entre otros. Si además compartimos los pequeños consejos con amigos, tal vez podamos mejorar esto que me dio por llamar ahora higiene tecnológica.


Elisa E.

Create your own

Comments

Juana Moyes Barcena     13 April 2018

Cuando el técnico te habla sobre los cuidados de tus aparatos tecnológicos o los lees en el manual debes seguir lo que dicen. Tengo amigos que han tenido que pagar mucho dinero para que reparen sus dispositivos cuando se pudieron haber evitado el problema siendo un poco más cuidadosos.