Go Back

4 formas fáciles de instruir a tus hijos sobre del dinero

QueBusca-Nino-Dinero-Millonario

Cuando estaba en primer grado, pasé momentos terribles entendiendo el valor del dinero y el hecho de contar y calcular el cambio. Recuerdo estar sentada en mi salón, con el ceño fruncido, apretando mi lápiz No. 2 mientras trataba de encontrarle sentido a las monedas de diferente tamaño.  Cuando empecé a usar las hojas de mimeografía me sentí frustrada porque las monedas no tenían el valor de acuerdo a la medida. Cuando mi yo de 6 años dijo que “el dinero era estúpido” y dije que nunca usaría el dinero, mi profesor llamó a mis padres y sugirió que tal vez el estudiar un poco más en casa me ayudaría.

Mi papá pasó esa tarde lluviosa conmigo en la sala con una pila de monedas intentando explicarme la diferencia de las monedas y sus valores. Después de aferrarme a que las monedas de cinco centavos debían valer mas que pues eran más grandes que las monedas de 10 centavos, mi papá suspiró enfadado. Pero tuvo paciencia mientras explicaba tranquilamente el valor del dinero, después de unas horas, algo de lágrimas y una nieve para celebrar por fin aprendí las bases del sistema monetario.

Y ahora mientras intento enseñar a mis hijos el valor de un dólar, entiendo por qué mi padre se sirvió un escocés doble en las rocas en esa noche lluviosa cuando yo tenía 6 años. Enseñarles a los niños acerca del dinero es un trabajo difícil y ayudarles a entender el valor de un dólar puede sentirse imposible. Sigo creyendo que el valor de la moneda de cinco centavos es una injusticia pero eso es otra historia.

Era capaz de comprender el valor del dinero contarlo y dar cambio, pero como adulto siguí batallando con el presupuesto y la planeación para mi futuro. En la universidad, me pagaban con cheques y yo pagaba con cheques y creo que ninguno de mis cheques rebotó, mi cuenta bancaria casi siempre estaba precariamente cerca del completo desastre financiero.

Cuando conocí a mi actual esposo, un hombre fastidiosamente hábil para los planes financieros, aprendí mucho acerca del significado de ser responsable económicamente.

Ya que mi curva de aprendizaje estaba muy inclinada y yo quería que mis hijos tuvieran más control en sus finanzas que yo cuando era un adulto joven, mi esposo y yo, al principio, decidimos enseñar a nuestros hijos la importancia de la responsabilidad económica más allá de solo enseñarles el valor del dinero. Sabíamos que darles las bases de la buena economía con consejos útiles y prácticos les ayudaría a desarrollar buenos hábitos económicos a lo largo de su vida. También sabíamos que evitaría muchos “¿Oye, Ma, me prestas $20?” cuando fueran adolescentes. Aquí hay algunos consejos:  

1. Ayuda a tus hijos a dividir su dinero en categorías.

Le damos a los niños alcancias con compartimentos que digan “Invertir”, “Ahorrar”, “Donar” y “Gastar”. Cada semana les damos dinero en billetes de un dólar y se les pide que pongan cierto porcentaje en cada sección. Es una forma concreta, incluso para niños pequeños, de entenderlo mientras tienen dinero en sus bolsillos, no todo se lo deben gastar en juguetes y videojuegos. Además se sienten orgullosos de sí mismos cuando dan su dinero de la sección “Donar”a un albergue o lo ponen en las donaciones de la iglesia.

2. Deja que tus hijos compren provisiones. Enserio.

No hay mejor manera de enseñar a tus hijos acerca de las provisiones que dejarlos participar en un nivel mínimo. Cuando el dinero en la sección “Invertir” de su alcancía alcanza una cierta cantidad, mi esposo los ayuda a comprar provisiones con ese dinero. Eligen negocios que los niños conocen o tiendas que frecuentamos como familia y después ven las provisiones para ver el progreso que están haciendo con su dinero. Hablamos acerca de cómo funcionan los mercados de provisiones y no miento: Fue impresionante cuando entré con mi hijo a Home Depot y dijo, “Sí, tengo algunos de estos artículos.”

3. Deja que tu hijo pague un porcentaje de alguna actividad en particular.

Nuestros hijos contribuyen en un 10% del costo de algunas actividades de excursión. El costo para las actividades de excursión (acampar, pasear, caminar, etc) los ayuda a contribuir y apreciar las salidas aún más. Podríamos pagar el costo total, pero el involucrarlos los ayuda a darse cuenta de que las actividades extracurriculares cuestan dinero. Y lo piensan dos veces antes de gastar su dinero en juguetes o videojuegos cuando saben que se acerca la fecha del viaje de campamento. Se están volviendo economistas expertos gracias a esta pequeña contribución.

4. Dejalos que gasten su dinero en lo que ellos quieran, incluso si no estás de acuerdo.

Me duele un poco ver a mis hijos ahorrar de manera esmerada para un artículo sin seriedad solo para verlos decepcionados por el remordimiento de comprador, pero aún así los dejo. Todos nos hemos arrepentido de comprar algo (en mi caso mi guardarropa entero de los 90) pero hemos aprendido grandes lecciones para ser compradores moderados. Quiero que mis hijos aprendan ahora de esos errores, cuando podemos hablar de sentimientos y las cuestiones detrás de las compras impulsivas y la comparación de precios bajos, en vez de eso poseen una casa y tienen responsabilidades económicas reales.  

No digo que nuestros métodos sean perfectos y ciertamente nos sentimos culpables por ayudarles a nuestros hijos a salir de un problema económico. Pero en el camino aprendemos como familia y ha sido una gran lección para todos. Y jugar Monopoly por las noches como familia ha llevado a nuestra hija de 10 años adquirir de maneras hostiles las propiedades como Boardwalk y Park Place. Ten cuidado Trump, ella viene por ti...


Ovidio Toro Griego

Create your own

Comments

Enrique Chagoya Pedroza     26 January 2017

Me parece muy buena idea el 4to punto, de chiquito yo no tenía permitido gastar mi dinero en cosas así, y al pasar de los años, me llevé varias decepciones al comprar cosas sin pensarlo.

Erendira Miranda     25 January 2017

Es muy cierto, mis hijos ya son adultos y estamos muy felices de haberles enseñado desde chiquitos lo importante que es ahorrar y saber administrarse.