Go Back

¿Cómo planificar tu propia empresa?

mujer, computadora, manos, trabajo

Si estabas pensando en lanzar tu propio emprendimiento y aún no te animabas, lee el siguiente artículo que despejará todas tus dudas.

En primer lugar, es recomendable que elabores un plan de empresas, es decir, un texto escrito donde recojas los diferentes factores y objetivos a tener en cuenta. Este ejercicio también te servirá como presentación del proyecto a terceros, así como para contactar proveedores o buscar socios.

En segundo lugar, deberás dividir este plan de acuerdo a las distintas áreas que intervienen en tu proyecto. Por ejemplo: Presentación del proyecto, Área de Marketing, Área de producción y calidad, Área de organización y gestión, Área económico-financiera y Área Jurídico-Fiscal.

En el primer apartado, Presentación del Proyecto, deberás describir brevemente la actividad que quieres desarrollar, así como también tus objetivos y los pasos que has realizado hasta el momento para llevarla a cabo. Puedes agregar cómo surgió tu idea, quién te ayudará, qué contactos tienes para continuarla y los primeros obstáculos que te han surgido.

En el segundo apartado, Área de Marketing, deberás tener bien en claro qué producto o servicio quieres ofrecer. Para ello tendrás que describir las características propias de tu área, qué te diferencia de los demás, dónde querrás llevarlo a cabo y a qué mercado quieres apuntar. Es importante que analices tus clientes, compradores y consumidores pues esto servirá para desarrollar un canal de promoción y publicidad eficaz y terminará influyendo en la determinación del precio de venta final.

En el tercer apartado, Área de producción y calidad, tendrás que determinar con qué equipamiento, infraestructura, instalaciones y medios de transportes contarás para tu proyecto. Si tu emprendimiento consistirá en producir algo de cero será más complejo que una simple comercialización tercerizada. También son importantes las instalaciones, si cuentas con un lugar propio será mucho más fácil que arrendar un espacio.

En el cuarto apartado, Área de organización y gestión, es donde tendrás que enfocarte con atención. Aquí tendrás que analizar estratégicamente las oportunidades y amenazas que tiene tu emprendimiento. Si la situación económica del rubro que estás eligiendo está en caída o reemplazada por nuevas tecnologías, tendrás que replantearte tu objetivo. Tus objetivos a corto y medio plazo deberán estar muy claros, y para ello es recomendable organizar funcionalmente tu empresa controlando cada uno de tus pasos a seguir.

En el quinto apartado, Área económico-financiera, necesitarás la ayuda de alguien bueno en matemáticas. Es importante que cuentes con ahorros y sepas calcular cuánta inversión inicial necesitarás para capitalizar tu proyecto. Necesitarás de una cuenta bancaria, un sistema de cobro a clientes o proveedores, así como también un plan de tesorería y un balance mensual de tu situación financiera.

Por último, el sexto apartado, Área jurídico-fiscal, está conectado con el anterior. Muchas veces los permisos gubernamentales o impuestos que debes pagar para llevar a cabo tu actividad son muy costosos. Averigua qué patentes y marcas deberás pagar, qué documentación oficial que tienes que presentar para estar en regla y qué sistema de facturación tienes que elegir para tu emprendimiento.

Lanzarse al mundo empresarial suena complejo… pero con este plan entre manos es mucho más fácil organizarse. Si te ha servido, o consideras que falta algún área a tener en cuenta, coméntanos a continuación.


Noelia Marisa Santillán

Create your own