Go Back

Familia y sociedad, ¿supervivencia o extinción?

padres-hijos-pareja

Ya estamos a menos años para que empiece la tercera década del siglo XXI. Sí, así de rápido pasa el tiempo, y a estas alturas el mencionar a la familia como núcleo de la sociedad a veces parece más una broma que una premisa social y lógica. Si miramos alrededor, veremos que son muchas más las personas que viven solas o con amigos, que aquellos que quieren formar una familia pero, ¿por qué?

Para empezar, habría que delimitar las circunstancias sociales del entorno que estoy poniendo en la mesa de análisis. Cuando digo ‘alrededor’, quiero decir en los ambientes de las grandes metrópolis como la Ciudad de México. Ahora, dentro de este entorno, es relativamente normal que las personas decidan vivir solos o con amigos y no que se planteen iniciar una familia porque, para empezar, el lograr pagar alquiler o hipoteca para un lugar decente por cuenta propia o en pareja es casi misión imposible.

Si la mayor parte de los empleos que se han generado en los últimos años va de los 4000 pesos para abajo y las rentas más económicas de departamentos pequeños son de 3000, ¿cómo podría alguien considerar establecerse y tener familia? Si se hace la cuenta, el ingreso de dos personas sería suficiente sólo para pagar renta, servicios y... comida para persona y media. Además, siempre hay algunos gastos que surgen y no son planeados, sin mencionar el entretenimiento porque el cine es muy caro y las comidas fuera, mejor ni hablar.

Entonces, el panorama económico posible para los jóvenes no anima ni hace posible sentar cabeza y comenzar una familia. Lo más económico en rentas son cuartos amueblados o compartir departamentos un poco más grandes con algunos compañeros o ‘roomies’, como a algunos les dicen. Y aunque los ingresos de la población juvenil pueden ir aumentando conforme adquieren experiencia, la verdad es que tampoco parece ser que la población de adultos jóvenes esté haciendo crecer el número de familias.

Esto tiene que ver con otra circunstancia particular, sugerida de manera muy atinada por boca de una experta en el área; la publicidad, desde hace varias décadas, busca cambiar y controlar los hábitos de consumo de los clientes para el beneficio de empresas y productos, pero no siempre ha mantenido su objetivo en el mismo sector de la población.

Si pensamos en la publicidad de mediados del siglo pasado, veremos que casi todos los anuncios iban enfocados la vida familiar; la mayoría de los mensajes se dirigían hacia amas de casa o a los padres dedicados, pero ese esquema cambió. Desde la promoción de conciertos y artistas musicales, como los Beatles o Rolling Stones, el mercado se enfocó en el sector juvenil. Luego en los 90’s, la población a la que se dirigían los mensajes abarcaba también a los niños.

Pero conforme fue avanzando el siglo XXI, cada vez fue más evidente que la población había cambiado el ‘estereotipo’ de la población adulta. Llegó incluso a adjudicarse un término para las personas que no querían crecer, ‘chavoruco’ y, aunque en principio era un estigma, con el paso del tiempo pasó a convertirse en el nuevo modelo para muchos de los jóvenes que se negaban a crecer y madurar o simplemente no consideran independizarse y formar una familia como una opción inmediata.

En los lugares cosmopolitas pareciera ser que es cada día más difícil que una pareja decida tener familia, incluso se habla ahora de que las mascotas sustituirán la figura de los hijos, pero también es verdad que ha habido una evolución de la familia. Porque familia ahora ya no son papá, mamá e hijos. Desde hace ya bastantes años muchas mujeres, por decisión o por circunstancias de la vida, formaron una familia con sus hijos y sin un padre; ahora también hay hombres que tienen hijos sin una mamá y familias con dos padres o dos madres.

Las legislaciones han abierto la posibilidad, quizá para evitar la extinción de la figura de ‘familia’, porque realmente quisieron brindarle el derecho que se merecen a personas a las que antes se les negaba o simplemente para echarse a la bolsa a un sector de la población. Si se piensa un poco, podría incluso considerarse una nueva especie de familia la que conforman los amigos que se van a vivir juntos. Pese a la disminución en el número de familias tradicionales, la sociedad todavía va a continuar por un rato con la familia, no como base o núcleo pero sí como una de las muchas formas de organización social.


Elisa E.

Create your own

Comments

Rebeca Aragon Obrado     15 November 2017

Si ami también me gustaría tener una familia grande pero es imposible con esta economía.

Alicia Carolina Zazueta Lucio     15 November 2017

Si ahora las familias son muy pequeñas cuando mucho solo un hijo y ya.

Alison Ruigomez Bellera     14 November 2017

Las familias numerosas son muy bonitas pero en estos tiempos ya es muy difícil tener una familia así.

Deborah J. Albarado     14 November 2017

A mi me gustan las familias grandes de varios hijos, pero en estos tiempos que vivimos la economía no lo permite.

Aileen Rivera Diaz     14 November 2017

Si es cierto las familias anteriormente eran mas grandes y eso ha cambiado por la mala economía del país.

Sierra Lojan Donaldson     13 November 2017

Es muy cierto antes las familias eran muy grandes pero la economía estaba muy bien, hoy las familias son muy pequeñas y la economía muy mal.

Marcus Ortiz Romero     13 November 2017

Antes si sólo trabajaba el hombre alcanzaba para todas las necesidades de la familia pero hoy en día ya no alcanza incluso si los dos padres trabajen. Esto paso debido a que el salario mínimo apenas subió un poco pero no lo suficiente para compensar la inflación a través de los años. También hay otros factores como el incremento del costo de la gasolina que es más cara en México que en EE.UU.

Laura Patricia Mateo Rojo     10 November 2017

Ahora las familias son mas pequeñas que antes y esto es por la economía de nuestro país.

Melissa Martha Mora     10 November 2017

Es muy difícil pensar en formar una familia en estos tiempos cuando la economía no es muy buena, los sueldo siguen muy bajos, el costo de vivienda muy alto, así que es difícil crear una familia independiente.