Go Back

Las cucarachas usan su propio sistema GPS para moverse

cucaracha-plaga

Cuando navegan tu cocina, es poco probable que las cucarachas se detengan a pedir direcciones. Resulta ser, que estos asquerosos insectos, tienen un GPS interno.
Ese sistema de navegación, basado en la dirección de la cabeza y en pistas contextuales, es similar al que usan las ratas e incluso los humanos, dicen los investigadores.

Este mecanismo es probablemente un ejemplo de evolución convergente, que es cuando diferentes especies desarrollan sistemas similares de manera independientemente, para poder resolver los mismos problemas, mencionaron los científicos.
Para descubrir este GPS interno, los investigadores hicieron pasar a las cucarachas (Blaberus discoidalis) por los mismos experimentos que son utilizados para descubrir la actividad navegacional en en las células del cerebro de las ratas. Las cucarachas tuvieron que completar tareas de orientación mientras la actividad en el área central compleja del cerebro era monitoreada. La investigación reveló cómo las cucarachas se orientan a sí mismas en un ambiente.

Colocadas en una plataforma giratoria, los insectos fueron rodeados por una pared negra con una sola parte removible; un cuadrado blanco. Se hizo girar a las cucarachas 360 grados varias veces, en incrementos de 30 grados, tanto siguiendo las manecillas del reloj como contra las manecillas del reloj.

La actividad en las células cerebrales de las cucarachas señalaron la dirección a la giraban, similar a la de los humanos, encontraron los investigadores.
“Por ejemplo, imagina caminar hacia una puerta cuando la puerta está ahí, comparada cuando solía estar ahí, pero alguien la removió. Es más fácil encontrar la direccion precisamente cuando hay algún tipo de punto de referencia con la que podemos comparar”, mencionó la autora de la investigación, Adrienn Vega, estudiante de doctorado en la Universidad de Case Western Reserve. “Aparentemente lo mismo pasa con las cucarachas”, dijo Vega.

La actividad celular aumentó cuando la tarjeta blanca era insertada en la pared, indicando que la cabeza de la cucaracha estaba dirigida a la referencia visual. Sin la tarjeta blanca, la actividad en las mismas células cerebrales indican que las cucarachas conocían su orientación a pesar de su ausencia.

“El hecho de que hayamos encontrados esas actividades celulares que son muy similares a aquellas encontradas en ratones y ratas y en nosotros, indica fuertemente que los insectos se basan en las mismas señales sensoriales que necesitamos para orientarnos nosotros mismos y que su cerebro procesa esas señales de una manera similar”, Varga mencionó en un comunicado.

Las pruebas también incluyen colocar aluminio en la cabeza de las cucarachas para bloquear cualquier tipo de pistas visuales. La actividad en el cerebro de las cucarachas ciegas indicaron que algunas células cerebrales no necesitan pistas visuales. Cuando se les removió el aluminio, la actividad celular reflejada en las cabeza de las cucarachas cambiaba hacia el punto de referencia visual. Esto sugiere que el GPS interno está siendo vuelto a mapear para incluir la nueva información visual, de acuerdo a los investigadores.

“Cada animal tiene receptores que toman información crítica para navegar en un ambiente complejo”, dijo el investigador del estudio Roy Ritzman, profesor biólogo de la misma universidad, mencionó en un comunicado.Ritzman predice que casi todos los animales tiene un sistema GPS estructurado de manera similar, que puede volverse más especializada y sofisticada en algunas especies con el tiempo.

 


Taciana Bañuelos Sauceda

Create your own