Go Back

El biodiésel una opción ecológica

aceite-matraz-erlenmeyer

En Palenque durante el 2008, un camión se encontraba en un gran recorrido y era impulsado sólo por biodiesel. En ese momento no tuvo mucho impacto en los medios de comunicación, sin embargo hoy en día representa no sólo una opción ecológica, sino toda una innovación, ya que su motor funcionaba únicamente con aceite usado de cocina.

El viaje de este camión comenzó en 2007. Los estadounidenses Seth Warren y Tyler Bradt fueron los impulsores y creadores del proyecto denominado “Oil and Water” que consistía en crear conciencia ambiental a través de un vehículo impulsado sólo por aceite de cocina usado, con lo cual recurrían a las donaciones hechas por los restaurantes de comida rápida, lo que les permitía seguir moviéndose. Un litro de éste aceite les rendía entre 8 y 10 kilómetros, así comenzaron en Norteamérica y terminaron en Argentina, dando platicas y ejemplos de conciencia ambiental.

Si lo piensas, ¿cuánto aceite de cocina se genera al día? Y sólo hablando de tu cocina. Si un litro de aceite usado, que al final no sabes que hacer con el, puede servirte como combustible para tu automóvil ¿cuánto no te ahorrarías de gasolina?

Parece una locura, pero en realidad lo que hicieron ese par de viajeros ha sido inspirador. Ellos mostraron que no es difícil recurrir a otras fuentes de energía alternativa y es viable lograr mover el mundo o moverte en el mundo de otra forma. La explicación científica del uso del aceite usado de cocina como combustible se basa en reacciones químicas para producir energía. Usando la catálisis alcalina y generando reacciones químicas, podemos obtener energía a través de un proceso llamado glicerolisis,  la cual convierte al aceite convencional a etanol. Es un proceso un poco complicado y necesita que modifiques el motor de combustión interna del vehículo, con ello es mejor adaptar un motor diésel, ya que es más fácil que el de gasolina para poder llevar a cabo la reacción.

Carlos Mandolesi y sus colaboradores, investigadores de la Universidad de Itajubá en Brasil, mencionan que el uso de aceite de cocina puede suplir la demanda que ya existe de biodiésel en Brasil. Actualmente, los brasileños ya han generado todo un mercado para el uso y la distribución del biodiésel. En México aún estamos en pañales, ya que no existe un panorama de comercialización y menos de distribución. La única empresa hasta el momento que existe y que esta contemplando abrir comercialmente con sus investigaciones en torno al biodiésel es “FUEL FLEX”. La empresa utiliza el residuo del agave derivado del tequila para producir biodiésel, éste representa una oportunidad que responde a las demandas ecológicas de hoy en día, ellos mencionan que un auto flex fuel puede soportar hasta el 85% de este aditivo, un auto de inyección de gasolina hasta el 50% y un auto de carburación normal un 20%.

Así que no falta mucho para llenar tu tanque con sólo las sobras de aceite de tu comida anterior.


Jorge Sánchez

Create your own