Go Back

¿Qué es un monopolio y cómo nos afecta?

Globus-manos-dinero

Por definición, las economías de mercado promueven la creación de un número plural de empresas llamadas a competir de manera libre y transparente por la obtención de las preferencias de los consumidores, esta batalla cuyas armas son la calidad, cantidad y precio de los distintos bienes y servicios, desemboca por lo general, en buenos productos a precios razonables. Sin embargo, cuando lo que tenemos son productos y servicios carísimos y de mala calidad, generalmente lo que está detrás es la mano oscura de los monopolios.

¿Qué es un monopolio?

Los monopolios hacen referencia a una situación de mercado bien peculiar; en ella, un productor o vendedor, denominado monopolista, es el único que explota económicamente un bien o un servicio, lo que le otorga un gran poder y le brinda una posición de privilegio; la falta de competencia de productores o vendedores rivales lo terminan convirtiendo en el amo y señor de su actividad económica. Esta situación puede llegar a menoscabar sensiblemente los intereses de los consumidores.

¿Cuál es ese poder y privilegio del monopolista?

Se puede decir que este gran poder deriva de la facultad de fijar todo: El precio, el tamaño, la cantidad y la calidad del producto o del servicio. El monopolista es el único que ofrece ese producto en el mercado, así que la mayoría de las veces, los clientes deben asumir precios excesivos y una mala calidad en el producto.

Siempre hubo monopolistas, por ejemplo en los siglos XVII y XVIII, la Compañía Holandesa de las Indias Orientales controlaba todo el comercio de especias entre India y Europa. También es muy recordado el monopolio de los fósforos, en dieciséis países solo había fósforos de una empresa: “Welt Holzer”; en 1930 el rey de los fósforos se hizo con el monopolio del mercado en Alemania, ¿Cómo lo hizo? A través de un préstamo de quinientos millones de marcos imperiales otorgado al gobierno alemán, a cambio, sólo se podían vender sus fósforos; este monopolio se mantuvo hasta 1983.

Eso sí, el mayor monopolista siempre son los Estados, en Latinoamérica los diferentes países aún mantienen monopolios en la prestación de algunos servicios públicos, en la producción de armamento, e incluso en la producción de bebidas alcohólicas y los juegos de azar. Por ejemplo, en México el monopolio petrolero ejercido por PEMEX recién se acabó hace un par de años, y durante décadas solo vimos televisión pública en nuestros países.

¿Cómo pelear contra los monopolios?

En 1890, Estados Unidos fue el primer país en actuar en contra de los monopolistas, una ley llamada Sherman Antitrust Act penalizó la creación de monopolios; con base en ella se acabó el más grande monopolio de la historia, el de la Standard Oil Company, que tenía el control mundial del petróleo.

A partir de este antecedente, los diferentes países poco a poco fueron adoptando medidas en contra de los monopolistas, unos con mejores resultados que otros, aunque de tanto en tanto vemos noticias de sanciones en contra de empresas que pretenden estructurar monopolios y carterizaciones. Por ejemplo la Unión Europea en el 2013 impuso una multa de quinientos sesenta y un millones de euros a la estadounidense Microsoft por el predominio de su software en el mercado europeo.

A menudo los monopolistas son también inventores que conquistan el mercado con su nuevo producto, así ocurrió por ejemplo con los primeros celulares de Motorola, o la fotocopiadora Xerox; todos querían tener esos productos, en ese caso a los clientes no les importa si el producto es de un monopolista o no.

¿Posible monopolio?

En estos momentos en Alemania se desarrolla una carrera en el competido negocio del transporte en autobús, a la cabeza está Flixbus; la flota de autobuses verdes de Flixbus es cada vez mayor y con menor competencia actual.

Andre Schwämmlein, fundador de Flixbus dice que a pesar de que ellos tengan una red de autobuses mayor, la competencia sigue siendo tremenda por parte de otras empresas del sector, así que ellos no se plantean ni aceptan que se hable de monopolio.

Sin embargo, más allá de lo que diga el fundador de Flixbus, esta empresa ya controla el 90% del mercado y ellos tienen el poder de determinar los precios de los pasajes en varias ciudades de Alemania.

La manera en la que operan los monopolistas es muy conocida: Primero se introducen en el mercado agresivamente con precios bajos, una vez se ha puesto en jaque a la competencia por no tener el músculo financiero que les permita competir con esos precios irrisorios, se absorbe o se compra a la competencia para finalmente subir los precios; y para ello hace falta un gran respaldo económico.

Flixbus existe desde hace apenas unos años, la oficina central de la empresa está en Múnich, casi ningún empleado supera los treinta años, la mayoría trabaja en la aplicación destinada a la venta de boletos.

En Alemania Flixbus ya domina el mercado, pero ahora la contienda se libra ahora a nivel europeo; quizás pronto la flota verde de Flixbus sea la única que se vea en el viejo continente.


Sergio Augusto Alvarez Vargas

Create your own