Go Back

¿Amigos con beneficios? El canibalismo en las mantis religiosas macho

Mantis-Religiosa-Canibalismo

Las mantis religiosas hembras no vacilan, cuando tienen hambre convierten a su compañero sexual en la comida, asi que hacerse de una de esas relaciones de “amigos con beneficios” con esas criaturas, quizás parezca tener beneficios unilaterales. Pero, desde un punto de vista evolucionario, el canibalismo sexual también puede ser un beneficio para las mantis macho, de acuerdo a un estudio reciente.

El nuevo estudio cuantifica algunas de las formas en las que el consumo de un mantis macho puede ayudar a producir más descendencia con sus genes.

Los investigadores se enfocaron en la mantis china, tenodera sinensis, una especie en la que las hembras se comen a los machos en la naturaleza antes, durante o después del sexo alrededor del 20 por ciento del tiempo.

“Lo que observamos es un claro conflicto de intereses entre la hembra y el macho”, mencionó el coautor del estudio William Brown, biólogo de la Universidad Estatal de Nueva York en Fredonia. “Pero también en el macho, en términos de su búsqueda de reproducirse y sus manera de acercarse a la hembra”.

Un marcado radioisotópico, alimentar a los insectos con aminoácidos que contienen diferentes variantes de átomos, permitió a los investigadores registrar la transferencia de los nutrientes de macho a hembra a los huevos. Brown ya antes había usado una técnica similar para estudiar saltamontes y grillos, pero está vez los investigadores alimentaron con grillos marcados a las mantis.

En un ambiente de laboratorio, los investigadores recluyeron pares de machos y hembras y les permitieron reproducirse. La mitad de las parejas fueron entonces separadas mientras que los otros fueron dejados a su inevitable suerte.

Los machos que fueron canibalizados pasaron un 25.1 por ciento de sus isótopos marcados a las hembras a través de la eyaculación, pero un 88.9 por ciento fue transferido a través del canibalismo, proveyendo así de una evidencia cuantitativa de la diferencia de nutrientes que el canibalismo proporciona.

De acuerdo a los investigadores, no existía una diferencia inmediata en el número de huevos puestos por las hembras caníbales, contra las no caníbales. Pero una hembra mantis puede poner múltiples nidadas de huevos y los sacos de huevos puestos posteriormente por las hembras caníbales contuvieron hasta el doble del promedio de huevos.  A pesar de que hubo un  incremento significativo, la influencia exacta del canibalismo en el número de huevos no es claro debido al alto rango de resultados.

Ya que las mantis hembras guardan esperma, los huevos producidos después de que un macho ha sido devorado puede ser aún fertilizados, comentaron los investigadores, al menos hasta la primera helada.

“Mientras que en la mayoría de los casos ser canibalizado no es el mejor escenario, el costo que pagan los hombres es al menos parcialmente mitigado por el incremento en el número de huevos fertilizados como resultado de ser comido”, dijo la coautora del estudio Katherine Barry, bióloga de la Universidad Macquarie en Australia.

“Podemos considerar que es una forma extrema de inversión paternal en la descendencia”, dijo Brown.

Michael Maxwell, ecologista conductual de la Universidad Nacional en la Jolla en California, quien no estuvo relacionado con el estudio, mencionó que los descubrimientos son interesantes porque “registra el camino de los nutrientes del macho a través de la fisiología reproductiva de la hembra”.

“Este tipo de análisis llega con retraso para las mantis”, dijo Maxwell.

Aún así, todavía tienen que estudiarse los detalles de qué tan probable es que una mantis sea el padre a comparacion de otros compañeros o que tan probable es que se reproduzcan otra vez si sobreviven al sexo.

Estos factores son partes del balance de la ecuación de la reproducción para las mantis macho, que todavía evitan ser canibalizados a pesar de su ventaja darwiniana. “Todavía no tenemos evidencia de conducta sobre la complicidad de los machos”, dijo Brown. “Vemos cautela en los macho sobre todo, pero vemos cambios en el grado de la cautela”.


Baudilio Sosa Mayonga

Create your own

Comments

Juan José Perez Gonzalez     13 October 2017

Muy interesante.