Go Back

Nueva especie de pez que brilla en la oscuridad, identificada

Pez-Brilla

Con distintivos ojos en forma de tubular y un brillo natural, dos especies de peces bioluminiscentes del fondo marino, apodados “ojos de barril”, han sido identificados.

Las nuevamente descritas especies, son parte de la familia Opisthoproctidae. Los peces con ojo de barril no son descritos correctamente debido a la rareza y fragilidad de sus especímenes, mencionaron los investigadores.

Esos peces son “uno de los grupos de peces más peculiares y desconocidos del reino pelágico en las profundidades marinas, con tan sólo 19 especies morfológicamente dispares”, escribieron los científicos en su nuevo estudio.

Sin embargo, los científicos fueron capaces de identificar a las dos nuevas especies descubiertas a través de comparaciones en la pigmentación de la “planta” del pescado. Este órgano, encontrado entre el ombligo de las especies bioluminiscentes, controla la luz emitida desde un órgano interno diferente. Esos dos órganos le brindan al pez sus habilidad para brillar.

“La superficie externa entera de su planta está cubierta con largas y delgadas escamas, mostrando un incremento gradual en la pigmentación a través de distintas secciones, funcionando como una pantalla de luz cuando el reflector se contrae (sin emisión de c) o expande (la luz pasa a través de las delgadas y transparentes partes de las escamas)”, escribieron los investigadores en su estudio.

Los patrones de pigmentación de las escamas del pez muestran variaciones entre las especies. Los investigadores tomaron cuatro muestras de un pez con ojos de tubular que fue atrapado durante recientes viajes de investigación, cerca de la Samoa Americana y Nueva Zelanda y los compararon con especímenes con largo tiempo de cautiverio, capturados cerca de la Dorsal Mesoatlántica y Australia. Al hacerlo, los científicos encontraron tres diferentes patrones de pigmentación, lo lo que podría representar tres especies distintas.

Las diferencias en el ADN de las mitocondrias, el material genético de la estructura dentro de las células que generan energía, apoyan esta conclusión. Esto significa que dos de los especímenes fueron dos especies previamente conocidas del resucitado gen Monacoa, un nombre de gen que fue desechado, debido a que sólo se conocían dos especies de este tipo de pez, tomando las distinciones como triviales. Las nuevas especies descubiertas, M. niger y M. griseus, sólo pueden ser encontradas en el pacífico, mientras que las especies ya conocidas pueden ser encontradas en el Atlántico, de acuerdo al estudio.

Los investigadores sugirieron que la luz emitida por su planta, podía ser utilizada como un medio para comunicarse, así como un camuflaje para cuando el pez se encuentre en aguas donde pueda entrar la luz del sol.

“Este nuevo estudio en el mar profundo, ha mostrado biodiversidad desconocida en un grupo de peces que previamente se consideraban variaciones teratológicas (anormales) de otras especies”, Jan Poulsen, autor principal del estudio, mencionó en un comunicado. “Las diferentes especies con ojos cristalinos tubulares, sólo pueden ser distinguidas por los patrones de pigmentación que tienen, lo cual además constituye un nuevo sistema de comunicación de los peces que habitan en las profundidades”.

Baudilio Sosa Mayonga

Create your own