Go Back

Conversaciones pendientes

amigos-conversacion-mujer-hombre

Nuestras palabras sin duda alguna son nuestras mejores aliadas en esta vida. Son ellas las que nos pueden ayudar para solucionar cualquier problema interpersonal que tengamos, pero tanto pueden ayudar como causar un daño si no llegamos a seleccionarlas adecuadamente. Estamos viviendo un siglo en el que se nos hace más práctico solucionar o pasar un mensaje mediante el uso de la red. A veces tenemos conversaciones que están pendientes en nuestras vidas, ya sea en lo familiar o laboral. Las conversaciones que tendremos, tenemos o hemos tenido nos han moldeado a lo que somos hoy en día. Los pensamientos se tornan verbo y éste en acciones, por ende, es muy importantes saber qué es lo que diremos cuando estamos teniendo una conversación. Son esas conversaciones que están pendientes y que en ocasiones queremos evadir enfrentarlas cara a cara, que las mandamos por correo electrónico, Messenger o Whatsapp, pero la conversación más difícil que podremos llegar a tener es precísamente la que debería de hacerse personalmente.

En varias ocasiones me he topado con una conversación pendiente que no he querido abordar precipitadamente porque reconozco su importancia, pero es muy cierto que quizás no sabemos cómo estructurar nuestras ideas o nuestros pensamientos para poder enfrentar esa conversación. Quizá tienes algo muy importante que decirle a alguien y crees que es más fácil redactando un mensaje, pero para que el mensaje pueda tener un mayor impacto es importante la interacción cara a cara, sólo así podremos tener una relación profunda. A veces estas conversaciones pendientes se originan de problemas que llegan a surgir, pero algo muy importante que siempre me gusta recordarme es que no todos los problemas son míos, y a pesar de estar muy presentes, debo aprender a reconocer de cuáles problemas me puedo apropiar y de cuáles no. No podemos solucionar el mundo entero, pero sí solucionar nuestros problemas haciendo del mundo un lugar mejor, y para solucionar los problemas que podríamos llegar a tener asegurarnos de la construcción de una conversación inspiradora es muy importante.

En el libro The Talking Manager, el autor Álvaro González-Alorda habla sobre algunas de las dimensiones que se necesitan para poder tener una conversación inspiradora. Se menciona que debe tener calidad en su argumentación, esto quiere decir que todas las ideas deberán están bien estructuradas y que haya un objetivo por el cual se está dando la conversación, también que cumpla con un mensaje convincente. No sólo hablar por hablar. Otra de las dimensiones es que los partícipes dentro de la conversación sean empáticos. Creo que en el ámbito académico a veces pueden surgir conversaciones que a veces no son tan inspiradoras porque existe una falta de empatía, por ejemplo, digamos que se encuentra un académico muy intelectual, pero no cumple con inteligencia emocional lo cual puede hacer que lo ponga dentro de una posición en la que crea que todo lo que dice es cierto, por lo que no aceptará argumentos opuestos a los suyos. Existe un analfabetismo emocional cuando se llega a creer que "todo lo que yo digo es verdad y no hay otra".

Incluso en muchas ocasiones hay amistades que se han roto por causa de conversaciones explosivas. Esas conversaciones donde hay muchas emociones pero cero empatías. El colocarnos en los zapatos de los demás y comprender él por qué está diciendo o haciendo algo es sumamente importante dentro de las relaciones interpersonales.

Cuando estemos por tener conversaciones deberíamos tener como meta la ambición de que sean inspiradoras; estar atentos a que tengan una argumentación firme, no improvisar tanto lo que estemos diciendo, salvo que sea una conversación no pendiente y que sea espontánea, ahí sí se podría improvisar, pero ser inteligente con lo que salga de nuestra boca. Es muy importante crear un ambiente de empatía cuando estemos entablando una conversación. Esos pequeños gestos que se realizan en las conversaciones pueden acortar o alargar la distancia entre las dos personas. Dejemos de escondernos detrás de mensajes por Whatsapp o Facebook. Si sabes que una conversación está pendiente y es importante, hagámoslo cara a cara con argumentos y empatía. La vida es mucho más interesante cuando somos atrevidos. Atrévete.


Abraham Aragón

Create your own