Go Back

¿Era mejor la telefonía móvil antes de los teléfonos inteligentes?

Nokia-viejo-teléfono-juego

Hace unas semanas tuve un problema con mi celular que, por varios motivos, entra dentro de la categoría de teléfonos inteligentes. Debido a la revisión del equipo y por motivos personales tuve que recurrir al uso de un teléfono que usé hace aproximadamente siete u ocho años. Aunque de por sí tenía buenos recuerdos respecto a ese equipo, pues nunca tuve que llevarlo a revisión en sus cuatro años de uso, hubo cosas de las que me percaté apenas hasta ahora que nada o poco tienen que ver con el cambio de dispositivo.

Debido a la calidad, y a un apego que tenía por la marca de mi viejo celular, pensé durante muchos años que parte de la enorme cantidad de uso en los datos, y por ende la cantidad de dinero que debía invertir, se debía al sistema operativo y a la marca de los dispositivos, pero esta vez que pude volver a usar uno de esos viejos equipos, cuando mis hábitos de uso y consumo de información a través del móvil han cambiado, me di cuenta de que no es un simple problema de sistema operativo.

Aunque desconozco qué es lo que sucedió primero, el cambio de dispositivos o el uso de más datos para la construcción de sitios web, parece ser que la cantidad de datos que manejan las páginas actualmente ha incrementado en casi todos los casos. Claro, tampoco puedo echarle la responsabilidad entera a los creadores de páginas porque hace un año aún conservaba un equipo más actualizado de la misma marca que el viejo dispositivo y no consumía tantos datos, pero sin duda los desarrolladores también han contribuido a incrementar el consumo de datos de los dispositivos.

Completamente banal para algunos, este tema me parece importante porque va de la mano con la cantidad de dinero que consumimos como usuarios de la telefonía móvil y, sin lugar a dudas, representa una oportunidad para incrementar las ganancias de las compañías que se encargan de proveernos estos servicios. Pareciera ser entonces que, a pesar de las campañas publicitarias y la idea que nos han vendido en estos últimos años, los teléfonos inteligentes son más bien una estrategia inteligente para las marcas de telefonía celular y los proveedores del servicio.

Ante el descubrimiento que hice en estos días, quiero plantear la cuestión de si el retorno de esa marca a la que tanto me apegué hace unos años, significará volver a gozar de la misma calidad en esta nueva etapa o estará simplemente a la misma altura de otras marcas que manejan el mismo sistema operativo; además, claro, es interesante pensar si es que lograrán superar la compresión de datos actual de las marcas de teléfonos inteligentes que se construyen hoy en día.

Como no estoy en mi mejor racha y no ha llegado a México de manera oficial, tendré que esperar para comprobarlo, pero me muero por saber qué sucedió y si es que podré hacer rendir más mi dinero gracias a la compresión de datos que ofrezcan estos equipos y a su calidad. Probablemente me ahorraré las visitas que he tenido que realizar al centro de atención a clientes en estos meses con el equipo que uso ahora y si corremos con suerte también tendré que gastar menos económicamente hablando. Sin más por añadir, ¡Qué nostalgia me causa recordar la época en que los celulares estaban bien construidos, los sitios gastaban menos datos y la comunicación móvil nos daba menos problemas!


Elisa E.

Create your own