Go Back

¿Nectartini? A este lemurcillo le gusta el alcohol

Lemur-lindo-asustado

Los investigadores han encontrado una especie de lémur nocturno que gusta de darle sorbos al néctar fermentado, por lo que parece que ha esta pequeña criatura le gustan sus bebidas fuertes.

De hecho, este nuevo estudio sugirió que el gusto por el alcohol puede está más esparcido el linaje de los primates de lo que los científicos habían pensado previamente y podría estar ligado a factores genéticos que le dieron forma a la dieta de los primeros humanos.

Los científicos ya habían descubierto una mutación en los genes, tanto los humanos cómo en los grandes simios africanos, que permitió la rápida digestión del alcohol, esto era posiblemente una adaptación desarrollada para acomodar los alimentos fermentados en la dieta de nuestros ancestros.

Ahora los investigadores han estudiado otras especies, llamadas aye-aye, la cual porta la misma mutación, conocida como A294V.

Probando el néctar

En el nuevo estudio, los investigadores quisieron investigar si el alcohol era parte de la dieta regular del aye aye. Los aye-aye son lémures nocturnos nativos de Madagascar. Son conocidos por sus dedos excepcionalmente alargados que usan para encontrar y extraer larvas de escarabajos de la madera

Pero los aye-aye también usan estos dedos para llegar al néctar de una planta conocida, como el árbol de los viajeros, también nativa de Madagascar. Previas observaciones de la especie mostraron que pasan hasta el 20 por ciento del tiempo destinado a su alimentación durante la época de lluvias buscando y devorando este preciado líquido.

Los autores de este nuevo estudio sugieren que una parte de la porción de este néctar que los aye-ayes consumen puede estar fermentada, lo cual significa que los aye-aye están consumiendo alcohol por temporadas y en grandes cantidades.

Para descubrir si es verdad los aye-ayes tienen un gusto por el alcohol, los investigadores realizaron pruebas en dos de estos primates de dedos largos, en el Centro Lemur Duke en Carolina del Norte. Ellos le ofrecieron a los aye-ayes porciones de agua junto con soluciones sacarosas con cantidades variables de etanol (alcohol). Esto simulaba el contenido de alcohol que los aye ayes podrían encontrar en el néctar fermentado, no mayor al cinco por ciento.

Los científicos descubrieron que los ayes ayes podían notar la diferencia entre las cantidades de alcohol en las soluciones. Más aún, los primates mostraron una preferencia distinta a la solución que contenía una concentración de alcohol mayor, ellos insertaron sus dedos después de vaciarlos, esperando detectar una sabrosa gota más.

Solo van por el azúcar

Pero los ayes-ayes no estaban ahí solo para emborracharse, de acuerdo con el coautor del estudio, Nathaniel Dominy, profesor de antropología y ciencias biológicas de la Universidad de Dartmouth.

En cambio, para los ayes-ayes, el alcohol es simplemente una mejor fuente de energía, dijo Dominy.

“Para el aye-aye y otros primates, la mayor ventaja de cualquier alimento fermentado es que tiene más calorías que el equivalente de la comida no fermentada. Gramo por gramo el alcohol tiene el doble de calorías que el azúcar”, mencionó Dominy.

Los resultados del estudio demostraron que, en los primates,  existe una relación entre la presencia del gen mutante A294V, la cual permite una digestión más rápida del alcohol y una afinidad por el sabor del alcohol, mencionaron los investigadores en el estudio.

Y debido a que los humanos comparten la mutación A294V con los chimpancés y los gorilas, nuestro último ancestro común también debió de haber portado está mutación. Eso significa que la apreciación del alcohol ya tenía su lugar antes de que el linaje de los humanos modernos emergiera, añadió.

“Este ancestro chimpancé vivió hace 10 millones de años”, dijo Dominy. “Se cree que hay una razón por la que los alimentos fermentados fueron una parte de su dieta y es por eso que la mutación A294V le confirió una ventaja selectiva”.

“Los humanos ya estábamos adaptados para consumir alcohol mucho antes de que descubrieramos cómo hacerlo a voluntad”, mencionó.


Eira Regalado Cavazos

Create your own