Go Back

Bobby McFerrin, un músico fuera de lo común

Bobby McFerrin-afroamericano-cantante-micrófono-rastas-jazz

Seguramente han oído hablar de los grupos o artistas conocidos como one hit wonder: brillan por el éxito de una canción en las listas radiales y después desaparecen completamente del mapa. Muchas veces esto es verdad, pero otras veces lo que sucede tiene más que ver con el camino profesional que deciden tomar quienes crearon, interpretaron o le dieron vida a esos éxitos de unas semanas en la radio.

Seguramente muchos recuerdan una canción que en su coro o estribillo dice “Don’t worry, be happy”, pues bien, esa canción es de un señor llamado Bobby McFerrin. Si bien parece ser que la única canción conocida de McFerrin a nivel mundial es ésta, él para nada es un artista one-hit-wonder. McFerrin inició su carrera musical con un álbum homónimo en 1982 y la canción conocida por todos es del año 1988. Adicionalmente, McFerrin continúo con una carrera como músico, director y artista de la voz, que ha sido bastante prolífica.

Para aquellos que quieran saber un poco más al respecto de este último aspecto de la voz, les recomiendo que escuchen el segundo disco de McFerrin, The voice. En él la música es hecha solamente con una voz y un cuerpo: el suyo. McFerrin es un músico poco ortodoxo, pero justo por eso tiene un carácter que le permite abordar casi cualquier género y, mejor aún, sin necesidad de recurrir a costosos procesos de producción o edición.

Si no me creen, pueden echarle un vistazo a alguna de las presentaciones en vivo que circulan por youtube. Lo más increíble de McFerrin es que no sólo logra emitir sonidos que a veces parecen verdaderamente otros instrumentos, sino que también logra realizar dinámicas con el público asistente que muestran que la música no es únicamente para los ‘iniciados’. Al escuchar cualquier disco de Bobby McFerrin estarán a punto de entrar a un territorio desconocido, pero si tienen ganas de adentrarse de un modo más tranquilo, les recomiendo que escuchen el primer disco que sacó al mercado con el mismo nombre de McFerrin: Bobby McFerrin.

Este disco será especialmente ameno para los amantes del jazz pues en muchos de los arreglos McFerrin roza con el ambiente, las escalas y adornos del jazz. Además, es un disco en el que pueden escuchar varios de los registros vocales de Bobby McFerrin, desde el falsette hasta los graves profundos. Hay además colaboraciones con otros cantantes y bastante alegría y juego en el estilo musical.

Ahora que para la gente más acostumbrada a escuchar música en la radio, otra opción para acercarse al material de McFerrin es el disco recopilatorio titulado sencillamente como The best of Bobby McFerrin. En él encontrarán una canción completamente familiar, “Don’t worry, be happy”, pero también encontrarán otras canciones provenientes del mismo álbum que encierra su éxito más sonado y otras más de discos posteriores que, además, abordan estilos musicales diversos.

Bobby McFerrin es, en definitiva es una escucha necesaria para cualquier persona, sea que se considere melómana o no porque la perspectiva desde la que se acerca a la música no se parece a la los músicos tradicionales en el mercado. Si son aficionados a la música o profesionales se sorprenderán al oír tantas similitudes entre la voz, un saxofón, una guitarra con distorsión y muchos otros instrumentos así como al oír los arreglos que ha hecho de canciones como “You really got a hold on me” (Bobby McFerrin, 1982) “Sunshine of your love” (Simple pleasures, 1988) y otras más. Pero si son cualquier otra persona, seguro que admirarán la destreza y habilidad, además de que disfrutarán las composiciones y música de McFerrin.


Elisa E.

Create your own