Go Back

One Punch Man: un manga subversivo

One Punch Man-2009-blanco y negro

One Punch Man vio la luz en el año 2009, gracias a la pluma de un artista japonés conocido bajo el pseudónimo de One, el cual publicó su obra de manera independiente en su página de internet. La enorme popularidad del comic condujo a Yusuke Murata a elaborar un manga digital, publicado por el sitio Young Jump Web Comics en 2012. Posteriormente el manga sería convertido en un anime para televisión por parte de Madhouse, produciendo doce episodios para su primera temporada, así como varios OVAS.

El argumento de One Punch Man resulta bastante sencillo. Se trata de un hombre (Saitama) capaz de derrotar a cualquiera de sus enemigos con un sólo puñetazo, sin hacer ningún tipo de esfuerzo aparente. También muestra una resistencia física prodigiosa y una velocidad inimaginable. Lo cierto es que el fondo de sus poderes queda poco claro, pues nunca parece cansarse o tratar de incrementar sus energías, al contrario de lo que sucede en programas como Dragon Ball. Saitama no parece tener un límite.

¿Qué pasa cuando un superhéroe es infinitamente poderoso? Deja de sentir motivación para pelear. Se aburre, se vuelve apático y deja de entrenar, sabiendo que ninguna amenaza es capaz de dañarle. Queda sometido a una vida rutinaria, en la que vence a sus enemigos sin pestañear una sola vez, sin angustiarse ni preocuparse por su vida. Todo un problema existencial.

El resultado psicológico de esta crisis personal provoca un efecto muy notorio en el personaje. Saitama se vuelve un tipo perezoso, simple y plano, pues nada parece emocionarlo, picar su atención o darle divertimento. Él mismo reconoce que teme estar perdiendo su humanidad. El mismo interior del personaje es reflejado en su cuerpo, al estar dibujado como un tipo pelón (el cabello suele representar nuestras energías vitales y sexuales), con ojos vacíos, blancos y enormes, sin una expresión facial definida.

El manga ha sido considerado justamente como una sátira de las historias clásicas de superhéroes. Pero va más allá de eso. En primer lugar, es una historia que juega con su propio argumento, burlándose sutilmente de sí misma. ¿Cómo es posible que Saitama tenga esos tremendos poderes? Quién sabe, ni él mismo tiene una respuesta. Come bien, hace unas cuantas lagartijas y sentadillas cada día, y no pone el aire acondicionado cuando hace mucho frío o calor. Eso es todo. Es poderoso en virtud de un absurdo. Lo que la serie nos está diciendo indirectamente es que un personaje puede hacer cualquier cosa con tal de que el creador lo decida. Es una manera de conducirnos fuera del plano de la historia y llevarnos a su fuente: el escritor.

Esta es una de las razones por las que One Punch Man lleva a cabo una subversión de estas historias. En Superman, en Flash, en Dragon Ball, vemos a personajes excediéndose a sí mismos, tratando de volverse más fuertes o no dejarse vencer por sus enemigos. Eso crea una ilusión de que existe algún tipo de explicación racional por la cual son más o menos fuertes, un motivo por el cual perdieron o ganaron tal batalla. Al discutir estos temas, los fans se desgañitan y se pelean. Pero no hay necesidad de hacer esto con Saitama… Todo lo que hace es ridículo, no existe ninguna pretensión de que sus poderes tengan una razón.

Todo esto hace que la historia se concentre en otros aspectos de su humanidad. ¿Por qué no parece ansiar el reconocimiento de otros? ¿Cómo se sentirá él de vivir sin ninguna motivación? Nos lleva a fijarnos en sus hábitos diarios (ver televisión, hacer de comer) y en sus preocupaciones mundanas. Eso hace que Saitama sea tan humano, aun cuando sea superpoderoso. Mas es un humano vaciado de grandes sueños, de grandes victorias, de grandes fracasos: en fin, un ser humano vaciado de grandeza. En el fondo hallamos al ciudadano de las metrópolis capitalistas, andando aburrido por la vida porque lo tiene todo; más o menos como un millenial del siglo XXI. Sí, tal vez esa sea la mayor sátira de One Punch Man.


Un Dasein cualquiera

Create your own