Go Back

La fragmentada estatua de la libertad

Que-busca-libertad-estatua-Nueva York

La imagen del monumento más famoso en Nueva York es un símbolo que dispara interpretaciones múltiples a lo largo de la historia. Sí, me refiero a la estatua de la libertad. Desde su aparición en 1886 ha reclamado nuevas narrativas y otros niveles de representación para comprender los sentidos que componen un concepto tan complejo. 

Muchas veces se ha humanizado: escritores han hecho que dialogue con otras estatuas, a partir de diversas animaciones en el cine se producen reacciones emotivas en la audiencia, los ejemplos son infinitos, ha sido utilizada por publicistas, dibujantes, músicos, etcétera, porque la noción de libertad exige ser interpretada contantemente por la sociedad.

Después de las elecciones en Estados Unidos, las replicas de la imagen humanizada han circulado por Internet como una reacción que exhibe las contradicciones y, tal vez, para entender lo que viene de éstas. Pero intentemos reflexionar sobre esta figura sin humanizarla, con la única intención de mirarla desde otra perspectiva.

Eso es lo que hace Danh Vo con su monumental pieza We the people, la inauguró en el 2010 y se trata de una réplica fabricada en cobre del tamaño real de la estatua. No muestra la figura completa, el artista vietnamita desorienta la percepción del espectador ofreciendo treinta pedazos de uno de los íconos más conocidos en el mudo, en su reluciente materia prima.

La fragmentada estatua se desplaza por diferentes sitios: instituciones y museos de todo el mundo después de salir de la línea de producción en China. El título también es una copia y un fragmento: We the people son las primeras tres palabras de la Declaración de Independencia de Estados Unidos, que podemos traducir como "Nosotros el pueblo".

Sobre esta obra Vo comenta: "Pensé que sería interesante hacer algo que la gente percibía tan familiar, en todas las diferentes formas en que las personas se proyectan en la escultura, y tratar de desestabilizar a su propia forma de pensar de la misma."

Las similitudes y las diferencias entre la historia de la original y la replica producen lecturas infinitas, podemos inferir interesantes conclusiones sobre el regalo francés para los estadounidenses que hicieron a finales del siglo XIX para conmemorar su independencia, mientras la copia de la idea de la libertad sigue viajando por el mundo de manera itinerante y podemos visitarla en museos o espacios públicos.

Dahn Vo  es uno de los artistas contemporáneos con gran aceptación por la crítica y público en la actualidad. Sus instalaciones se componen de documentos, fotos, objetos, obras de otros artistas, muchas veces abordan cuestiones de identidad y pertenencia, también logra provocar giros a las lecturas que determinan instituciones o sistemas para interpretar lo que ocurre. La elección del material en su trabajo incorpora un rastro histórico, cultural, en cierto sentido, tiene resonancia con su historia personal.

La familia de Vo huyó en barco después del triunfo del comunismo en Vietnam en 1979, cuando él tenía cuatro años. Los rescató un barco danés, esto los hizo emigrar a Dinamarca. En su obra, reconstruye narrativas de momentos claves en la historia mundial desde una perspectiva peculiar. Como él destaca: “Cuando reconoces que el pasado está lleno de múltiples narrativas, entonces hay oportunidad para jugar y encontrar nuevas formas de mirar los acontecimientos sin privilegiar las narrativas predominantes que recibimos”. 


Cristina del Río Francos

Create your own