Go Back

8 cuentos magistrales sobre el reino animal

lobo-animal-vida silvestre

Para bien o para mal, a los seres humanos nos tocó compartir este planeta con otros animales. Los temas tratados en los relatos que te vamos a recomendar son apenas una pequeña muestra de la infinidad de maneras en que esa convivencia ha influenciado nuestras vidas y las suyas.

  • A imagen y semejanza, de Mario Benedetti.

Nuestra actitud hacia las hormigas es contradictoria. Cuando no las admiramos por su espíritu incansable y su capacidad para trabajar en equipo, matamos el tiempo haciéndoles la vida imposible. Benedetti nos muestra los dos lados de esta relación de amor-odio.

  • El cuentista, de Saki.

Los animales abundan en los relatos aleccionadores. Con su ayuda, los contadores de historias transmiten a los niños enseñanzas inolvidables. Pero hay que saber hacerlo. De lo contrario, el lobo de un relato más interesante devorará la valiosa lección del nuestro. 

  • El almohadón de plumas, de Horacio Quiroga.

Por muy agradables que sean las imágenes suscitadas por la palabra naturaleza, conviene tener siempre presente una terrible certeza: en el reino animal hay victimarios y víctimas. Quiroga nos lo recuerda con un cuento infestado por doquier de pasajes escalofriantes.

  • Carta a una señorita en París, de Julio Cortázar.

Para la mayoría de nosotros, un conejito puede ser una mascota adorable, un platillo costoso o el logo de una famosa marca. En cambio, para un escritor de renombre, puede ser una metáfora que da pie a múltiples interpretaciones y enriquece la experiencia del lector.

  • La debutante, de Leonora Carrington.

Nos encariñamos tanto con nuestros amigos de otras especies que a veces se nos olvida por completo cuál es su verdadera naturaleza. Es lo que le sucede a la muchacha de este cuento cuando le pide a su querida hiena un favor que difícilmente podrá cumplir.

  • El gato negro, de Edgar Allan Poe.

La antiquísima superstición que asocia a los gatos negros con la mala suerte perdura aún entre nosotros. El relato de Poe nos explica por qué: el peso de las responsabilidades propias disminuye cuando buscamos culpables, sobrenaturales o no, a nuestro alrededor.    

  • El camaleón, de Antón Chéjov.

El trato que damos a los perros revela nuestra forma de ser. Quien siente verdadero amor por el mejor amigo del hombre no condiciona ese sentimiento a su pedigrí. Quien piense de otro modo debería considerar las implicaciones amargas de su afecto selectivo.

  • Buitres, de Franz Kafka.

Hay ocasiones en las que entender el comportamiento animal cuesta menos que hacer lo propio con nuestros semejantes. En el relato de Kafka son perfectamente comprensibles los instintos que guían las acciones del buitre; las decisiones de su presa no lo son tanto.

¿Qué te parece la lista que acabas de leer? ¿Dejamos por fuera algún cuento que, a tu juicio, deba ser mencionado? Te invitamos a compartir tus aportes con la comunidad de nuestro blog. 


José Court

Create your own

Comments

Laura Patricia Mateo Rojo     10 November 2017

Muy interesante y actual.

Melissa Martha Mora     10 November 2017

Muy parecidos a la realidad, interesante.

Arturo Vega Estrada     9 November 2017

Cuentos que son muy parecidos a la realidad

Alison Ruigomez Bellera     7 November 2017

Si estoy de acurdo con los cuentos, que son mas bien realidades.

Aileen Rivera Diaz     7 November 2017

Es muy cierto todo lo que escribe aquí.

Casia Cifres Valdivia     6 November 2017

Muy cierto, no lo niego.