Go Back

9 cosas que no sabías del sistema solar

espacio, planetas, sol

Aun cuando los nueve residentes del sistema solar comparten la misma estrella, cada uno posee atributos únicos. Algunos han sido tan difundidos que ya forman parte de la cultura general, pero otros no son tan conocidos. Te invitamos a seguir leyendo para que te enteres de algunas de las peculiaridades que diferencian a estos planetas entre sí. 

  • El raro empequeñecimiento de Mercurio.

Las pequeñas dimensiones de Mercurio se están reduciendo. Esto se debe al lento pero progresivo enfriamiento del núcleo planetario —una esfera de hierro líquido—, el cual, al irse solidificando, va contrayendo la corteza.

  • Los interminables días de Venus.

Un día en Venus dura 117 días terrícolas. Si tomamos en cuenta el tiempo que demora este astro en girar alrededor del Sol, podemos afirmar que dejar para mañana lo que puedes hacer hoy implicaría desperdiciar la mitad del año venusino.   

  • La magnética protección de la Tierra.

La Tierra parece indefensa frente a los peligros del universo, pero, en realidad, cuenta con un escudo. Se trata del campo magnético terrestre, que nos protege de la radiación que llega a nuestro hogar por medio del viento solar.

  • El gigantesco volcán de Marte.

El volcán de mayor elevación de Marte, el monte Olimpo, tiene una altura de 22 kilómetros. A su lado, los 8,848 metros del monte Everest, la montaña más alta del planeta Tierra, ya no son tan impresionantes como antes.

  • La prolongada tormenta de Júpiter.

El conocido refrán sobre el mal tiempo y la buena cara sería muy difícil de aplicar si pudiéramos vivir en Júpiter. Lo demuestra la Gran Mancha Roja, una enorme tormenta descubierta en el siglo XVII que aún no ha cesado. 

  • El misterioso hexágono de Saturno.

En el polo norte de Saturno hay un patrón de nubes hexagonal cuya rareza deja los famosos anillos en un segundo plano. Este fenómeno meteorológico varió de color no hace mucho: cambió de turquesa a amarillo de manera inexplicable.

  • La inclinación excéntrica de Urano.

Los planetas también tienen sus excentricidades. Urano, por ejemplo, está inclinado de tal manera que casi forma un ángulo recto con la órbita que traza alrededor del Sol. Por eso uno de sus polos siempre esté orientado hacia esta estrella.

  • La azulada tonalidad de Neptuno.

¿Por qué Neptuno es tan azul? Aunque se sabe que su atmósfera, como la de Urano, tiene metano, la intensidad del color neptuniano es indicio de la presencia de un componente adicional que todavía no ha podido ser identificado.

  • Las bajas temperaturas de Plutón.  

La degradación de Plutón a planeta enano no lo hace menos fascinante. Es un astro tan frío que una parte de su superficie está cubierta de nitrógeno congelado, el principal elemento del aire que respiramos en la Tierra.

Todavía nos queda mucho por aprender acerca del sistema solar. ¿Qué otros descubrimientos sobre estos nueve vecinos, incluido el nuestro, nos legarán la ciencia y la tecnología en los años venideros? Sólo el tiempo podrá ayudarnos a despejar esa incógnita.


José Court

Create your own