Return to start

Evolución del teléfono

Es ampliamente conocido que el teléfono fue patentado por Alexander Graham Bell en 1876, aunque de hecho no fue inventado por él; la idea del teléfono tal como la conocemos fue concebida por Antonio Meucci, en el año de 1857, con el fin de poder establecer una línea de comunicación efectiva que le permitiera conectar su oficina con el primer piso de su casa, en el cual reposaba su esposa, la cual sufría de reumatismo.

Desde aquel 14 de Enero de 1876 en que la oficina de patentes dio por bueno el invento de Graham Bell, el teléfono ha enfrentado una trepidante evolución, en la que han intervenido centenas de personas, siempre buscando hacer más asequible y potente a este importante medio de comunicación.

La primera mejora fue la inclusión de un micrófono de carbón, el cual aumentaba enormemente la potencia del aparato, permitiéndole alcanzar un mayor alcance en la transmisión de la voz.

Otra de las mejoras notables fue el disco de marcado, que permitía una marcación por pulsos, y posteriormente la marcación por tonos multifrecuencia (sin estas mejoras, sólo era posible la comunicación en dos vías entre dos aparatos telefónicos conectados por líneas de cobre).

Es importante destacar que estos primeros teléfonos usaban cableado de cobre en dos direcciones. Posteriormente, al desarrollarse aparatos con marcación por disco, se crearon los repetidores de señal y los amplificadores, para de esa forma conectar diferentes aparatos en distintos lugares.

El siguiente paso en la evolución del teléfono fue la creación de centrales telefónicas, que permitían enlazar las llamadas entrantes con determinados dispositivos de la “red”. Estas centrales requerían una operación manual. Es curioso pensar que los primeros teléfonos estaban alimentados por baterías, y que no fue hasta mucho tiempo después con la creación de estas centrales telefónicas, que comenzaron a ser abastecidos de energía de forma central.

Cuando surgieron las primeras estaciones de comunicación automática – como por ejemplo el sistema pentaconta 1000 de España – el uso de las operadoras telefónicas dejó de ser necesario, y se dio un paso enorme hacia la modernización que desembocaría en el desarrollo de las centrales digitales de conmutación automática, operadas completamente por computadoras, reduciendo al mínimo la intervención humana en el proceso de enlace comunicador.

De tal forma, el mundo logró estar listo para uno de los más grandes avances de todos los tiempos: la telefonía móvil, que prometía liberarnos de cables, y la cual podíamos usar estando fuera de casa con nuestro propio dispositivo, evitándonos llamar a través de un teléfono público. Este importante paso en la ciencia nos llevó a adquirir más libertad de movimiento – aunque dicho sea de paso, también nos volvió más dependientes a la tecnología – y facilidad para comunicarnos.

Pronto todas las vías de cobre se vieron reemplazadas por fibra óptica, la cual permitió desarrollar la transferencia de datos de banda ancha, que a su vez hizo posible la transmisión de información a través del mundo en cuestión de segundos.

Con la posibilidad de transmitir datos de forma tan efectiva, la telefonía móvil evolucionó a pasos agigantados, y en el 2007 conocimos al que se convertiría en nuestro compañero inseparable de aventuras: el Smartphone.

Dotado para conectarse a la red a través de una conexión móvil de internet, el Smartphone no sólo podía hacer y recibir llamadas, sino también mensajes, imágenes, archivos multimedia; así como también tomar fotografías y videos con una calidad considerable.

Hoy en día, el uso del teléfono es sencillamente imprescindible. Es una de las tantas cosas que damos por sentado, y con frecuencia dejamos de valorar todo el esfuerzo que hay detrás de nuestra línea en casa o nuestro teléfono celular.

Gracias a personas como Antonio Meucci, Alexander Graham Bell, Tomas Alva Edison o Elisha Grey, podemos contar con tan importantes dispositivos en nuestra vida diaria.

La próxima vez que tomen su teléfono, los invito a reflexionar por un segundo sobre la cantidad de esfuerzo, creatividad y trabajo que hay detrás de su dispositivo; ¿Cómo es posible que tantos años de evolución humana puedan caber en la palma de la mano?

Qué Busca

Comments have been closed for this article.