Return to start

Felipe Calderón, no me digas que tu donación es altruista

A raíz de la noticia que observé en los periódicos respecto a la donación que va a realizar el expresidente Felipe Calderón de su pensión vitalicia para la asociación “Aquí nadie se rinde”, que ayuda a niños con cáncer, donde el monto aproximado ronda entre los 200 mil pesos por mes, me hace pensar que no sólo han sido premiados por su pésimo ejercicio como gobernantes sino que ahora actúan con intereses particulares para limpiar su imagen pública y seguir engañando a la sociedad.

Mi observación personal respecto al gobierno de Felipe Calderón es que es un reflejo de la falta de gobernabilidad y planeación para un proyecto de nación. Su campaña política estuvo marcada por la generación de miedo y terror al llevar a cabo una competencia sucia de “peligro para México”, que provocó lo esperado en la población respecto a su contrincante y no mostró en realidad un plan nacional con respecto al crecimiento y formación estructural para llevar adelante el desarrollo del país. La incertidumbre y división social e ideológica que había en ese momento en México al ganar “limpiamente” la presidencia, generaban un estado de inestabilidad que podría provocar levantamientos sociales (aunque en realidad la población se ha mantenido sumamente pasiva respecto a la problemática y decisiones políticas), con lo que se sacó de la manga la “lucha contra el narco”, un proyecto no planeado que colocó un estado de militarización y miedo real en la población.

Los resultados ya todos lo sabemos: más de 121 mil muertes, un número que refleja la falta de gobernabilidad y estado que marcó la dirección violenta de los sexenios que le siguieron. En realidad nunca hubo una estrategia bien definida en cuanto a la lucha contra el narcotráfico y esto se reflejó en un reacomodo de los grupos delictivos que actualmente observamos. El problema del narcotráfico es más fuerte de los que pensamos y esta lucha violenta sólo sirvió para colocar a México en un estado de sitio y una guerra violenta que mermo y acabo con muchas familias, la seguridad, nuestra imagen internacional y además la disminución de una de las principales divisas del país: el turismo, una de tantas economías que fueron afectadas, mencionando también la economía a pequeña escala como son los pequeños comercios, etc.

La violencia se incrementó y sin duda ha quedado en la historia contemporánea como el gobernante que más muertes, desapariciones y violencia en el país sucedieron bajo su gobierno. Dentro de sus promesas débiles estuvieron incrementar la tasa de empleo y sucedió todo lo contrario, la tasa de desempleo se incremento en un 40%, aunado con el crecimiento del empleo informal y otras actividades.

Desde esta perspectiva personal, viví el momento del cambio respecto a encontrarte en el interior de la republica o en la actual Ciudad de México para ese momento, que pese a la mala fama que existía de inseguridad en la ciudad, se volvió la burbuja más segura comparado a otros estados.

Si bien la actitud actual del expresidente al donar su pensión muestra una actitud compasiva, para mi forma de ver, debería de quitarse esta pensión a todos los presidentes y finalmente debería el expresidente Felipe Calderón someterse a juicio por ser el principal responsable de una de las peores decisiones que se le han impuesto al país. Aunque con el paso al que vamos, el gobierno actual puede superarlas. Enjuiciar la toma de decisiones puede generar un antecedente que previene estrategias débiles y no planeadas que llevan a la violación de derechos y garantías humanas e individuales, así como responder a todos los actos violentos que acarreo esta política y prevenir en un futuro la violación de las garantías individuales en todos los aspectos. 

Jorge Sánchez

Comments have been closed for this article.