Return to start

Tipos de fe

Todos tenemos esos momentos en los que parece que todo ira mal. Es inevitable. Una relación que se tornó difícil, la pérdida de una trabajo, el negocio se incendió, te robaron, te sientes solo y así sucesivamente. La lista de todas esas calamidades nos pasa solo por ser humanos lo cual es increíble y abrumador.

Cuando tuve mi primer hija me entristecí. Mire a esa pequeñita bebé y todo lo que podía pensar era, “¿cómo la protegeré cuando se sienta sola?”, “¿cómo la protegerá cuando sea rechazada?”, “¿cómo la protegeré cuando las cosas que ella considera tener en control vayan horriblemente por el mal camino?”

No hay respuesta, no puedo protegerla.

No importa lo que hagas ahora, las cosas apestan. Es ese enorme salto entre tus momentos más bajos y los momentos que crees que te harán felices cuando necesitas la fe.

Cuando esas cosas estén en su mejor momento, ese salto es pequeño o casi inexistente. Por lo que no necesitas fe en esos momentos. O porque la fe es muy fácil.

Es precisamente cuando las cosas están en su peor momento cuando necesitas  más la “fe”. La puse en comillas porque aún no la hemos definido.

Aquí hay algunas clases de fe

La fe en Dios

En otras palabras en un poder superior existencial en el que si prestas atencion de alguna manera (orando, agradecimiento, humildad, conducta étnica, etc.) te esperaran las recompensas.

Fe como un poder creativo dentro de ti

Tu subconsciente. Esa  idea que te pone a trabajar para hacer lo que puedas en el tiempo dado y luego dices, “ Muy bien, ya lo hice todo. Ahora tienes que hacer algo”. En otras palabras, te rindes. Te rindes a ti, a Dios,  al Universo, lo que sea.

Fe en el destino

Por ejemplo, si siempre has tenido éxito  antes de hacer tus fórmulas (i.e, para mi, yo recomiendo “la práctica diaria”) y sabiendo que las cosas están mal, el saber que si aplico esa formula otra vez todo irá mejor de nuevo.

Otra clase de fes

La fe en Jesús, la fe en Buda, el tao, la yoga, un guia espiritual, o un poder superior; todos quedan en la descripción anterior de fe.

El beneficio de todas estas es que te ayudan a liberar estrés. El trabajar duro y la ansiedad sufren de la ley de los rendimientos decrecientes. El estar ansioso sobre algo 20 horas al día no te ayudará mucho como estar ansioso sobre eso una hora al día. Trabajar 10  horas seguidas probablemente no lograrán más que trabajar por 3 horas super productivas.

Eira Regalado Cavazos