Return to start

Diseñan un juguete robótico para ayudar a niños con autismo

El robot deslizante BB-8 cautivó a los cinéfilos y ayudó a salvar el dia en la película “Star Wars: El despertar de la fuerza” que se estrenó en el 2016, a pesar de que incluso los más fanáticos admiten que es poco probable que veamos a un robot en la vida real como éste en el futuro próximo.

Sin embargo, existe otro robot deslizante, esférico y programable en desarrollo que es capaz de hacer trabajos importantes para involucrar a los niños con discapacidades, particularmente niños que caen en algún espectro del autismo.

Descrito por sus diseñadores como un “robot de compañía”, el robot regordete tiene la forma de una pelota además de una “cara” cautivante que puede cambiar expresiones y usa sonidos, luces y colores para interactuar con los usuarios a través de juegos personalizables que mejoran las habilidades cognitivas y motoras. Los cuidadores y educadores pueden programar el juguete para guiar a los niños con discapacidades del desarrollo a través de un rango de actividades, ayudándolos a mejorar la comunicación y aprender a conectar con su ambiente y con aquellos que esten a su alrededor.

Para los niños con el Trastorno del Espectro Autista, conectar con otros e interpretar señales sociales puede ser de mucha dificultad. El trastorno del espectro autista describe una colección de desórdenes del desarrollo neural relacionados con dificultades de comunicación y caracterizada por comportamientos repetitivos, de acuerdo al Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos.

Este trastorno se manifiesta típicamente en la infancia o en la niñez temprana y ocurre a través de grupos étnicos y se estima que puede afectar a aproximadamente 1 de cada 68 niños. Las causas son desconocidas, a pesar de que se sospecha que la genética, la edad de los padres y la exposición a ciertos pesticidas y medicinas pueden incrementar el riesgo de un bebé de nacer con trastorno del espectro autista.

Durante el transcurso de su investigación, descubrieron que los niños con espectro autista responden especialmente bien hacia los robots, de acuerdo con el CEO de Leka y a su cofundador Ladislas de Toldi. Para aquellos que trabajan con niños con este trastorno, la repetición y la predictibilidad son importantes, de acuerdo a Toldi.

Al desempeñar las mismas acciones una y otra vez, un robot de compañía cómo Leka le da al niño una sensación de seguridad, explicó Toldi.

Leka siente y responde a la participación de un niño en los juegos cómo a la identificación del color, juegos de rompecabezas o a las atrapadas, es controlado a través de Bluetooth y programado a través de una aplicación disponible para iOS y Android, Durante el juego, Leka suministra imágenes y sonidos. Por ejemplo, muestra una cara sonriente o se ríe para premiar el progreso y alentar la confianza.

La personalización de los juegos permite a los cuidadores ajustar el nivel de la estimulación para encajar con el individuo al añadir o remover luces, colores o muestras de sonidos. Cada juego tiene configuraciones que registran el progreso del niño a través del tiempo y los niveles de dificultad pueden incrementar mientras que el niño progresa. Mientra tanto, jugar con la esférica Leka le da a los niños una experiencia táctil e interactiva única que no pueden obtener una pantalla táctil. Toldi afirma que “es una nueva forma de tener a los niños involucrados y motivados.”

La campaña de Indiegogo para Leka recaudó fondos hasta el 3 de junio del 2016. Permitirá la producción en masa del juguete y lo hará disponible para su distribución directa a padres, cuidadores y terapeutas, con un costo de 390 dólares en su preorden. Actualmente está programada con tres juegos educacionales. Leka ofrecerá un total de siete actividades cuando sea lanzada a principios del 2017, dice la compañía.

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.