Return to start

6 cosas que los reclutadores buscan en tu perfil de LinkedIn

El dicho dice que no tienes una segunda oportunidad para dar una primera impresión. La mayoría de las personas en el mercado laboral apenas llegan a tener la primera oportunidad.

De acuerdo a un estudio publicado por The Ladder, los reclutadores gastan en promedio seis segundos en ver un resumé. Los perfiles de LinkedIn tienen menos tiempo. Estas son seis cosas que resaltan al escanear perfiles para llenar posiciones:

1. ¿Sonríes en tu foto?

A pesar de no ser mandatorio para tu foto de perfil, una sonrisa te ayudará más de lo que crees.

“Yo definitivamente recomiendo sonreír en una foto”, dice Whaley, Mostrar tus perlas hará que parezcas más accesible y eso, más que nada, es de lo que se trata este juego.

Pero no te preocupes por tomarte fotos profesionales, la propia foto de Whaley fue tomada con un iPhone mientras estaba en una cita hace un par de años. “Solo no uses la foto del pasaporte de hace años”, aconseja.

2. Escribe un encabezado con sentido

De muchas maneras, un encabezado de perfil es el elemento más importante, pues es una pista de información, además de tu foto y tu posición actual, que se muestra en las búsquedas de LinkedIn.

“Debe de decir algo sobre cómo eres profesionalmente”, afirma Whaley. Eso no significa que deba decir “busco oportunidades activamente”, incluso si lo haces. En su lugar, debería decir algo como “director de almacen con experiencia en la industria de las bebidas”.

3. Trata la historia de tu carrera como un resumé, más o menos

Whaley señala que LinkedIn no es un sitio de búsqueda de empleo o de reclutamiento, sino un sitio de conexiones profesionales. No solo debería asustarte no estar ahí, también debes poner tu historial laboral reciente. Dicho eso, mantén en mente que es un foro público, asi que la información de tu CV debería permanecer privada (como cuántas ganancias obtuvo el departamento que manejaste), solo deja fuera esa información.

Tampoco tienes que preocuparte tanto por el formato. Y si no estás seguro de cómo escribir tu perfil o si deberías hacer una cuenta, solo busca a tu jefe. Whaley casi garantiza que ahí estará él.

4. ¿Quiénes son tus conexiones?

Con quienes te conectas en LinkedIn puede ser un tema del que pienses mucho. Por un lado, los usuarios podrían no querer conectarse con quienes apenas conocen (o no estiman) porque sienten que su reputación profesional puede estar en juego. Por otra parte, entre más conexiones tengas en LinkedIn, más oportunidades brotarán para ti.

Whaley observa las conexiones de las personas en la página por un par de razones “Nunca podría desacreditar a alguien que no tengan conexiones compartidas conmigo, pero existe un nivel de confirmación instantánea cuando veo que compartimos algún tipo de conexión”, afirma. “Sé que si estan en mi círculo de conexiones podría revisar su perfil”. Y si no comparten ninguna conexión, sirve como una manera de romper el hielo al entablar una conversación, ya sea en línea o en persona.

5. Mantén al día tu educación

Aquí hay un truco no muy conocido de LinkedIn que merece la pena usar. Cuando buscan candidatos en LinkedIn, los reclutadores pueden pedirle al sistema de búsqueda de la página que muestre resultados de personas que cumplen ciertos requisitos de educación. Así que si por lo general no incluyes tu maestría en Historia del Arte, quizás deberías considerar ponerlo (o cualquier otra información sobre tu educación). De otra forma podrías perderte algo.

6. Opiniones contra recomendaciones

Existen dos formas en las que las personas pueden alabar tu trabajo en LinkedIn. Las opiniones son éxitos rápidos, algo a lo que LinkedIn alienta a sus usuarios a hacer en el sitio. Según Whaley las opiniones tienen más peso al llenar trabajos de inicio o de medio nivel, porque los generalistas de Recursos Humanos usan LinkedIn para llenar exclusivamente posiciones abiertas. Es más fácil encontrar gente con las habilidades necesarias si les han dado opiniones de ellos.

Las recomendaciones, por otro lado, necesitan un poco más de iniciativa para conseguirse, ya sea porque alguien escribe una porque están impresionados con tu trabajo, o escribieron una porque se lo has pedido. Ya que las recomendaciones toman más tiempo, tienen mayor peso entre los reclutadores. “Una recomendación es un sinónimo de referencia”, concluye.

 

Eira Regalado Cavazos