Return to start

Internet: ventajas y desventajas

Vivimos tan inmersos en la tecnología, que ya ni siquiera nos aparecen en la mente qué ventajas y qué desventajas nos pone enfrente este plano de la vida. Para mí es más fácil pensar en las desventajas que en las ventajas, no porque no valore los beneficios, sino porque es la herramienta que más utilizo para desarrollar mi actividad profesional, en cualquiera de mis facetas.

Empezar por los contras, además, tiene la ventaja de que se cierra el artículo un poco menos pesimista así que, empezaré por nombrar las desventajas. Antes de que comenzara a avanzar a gran escala, la tecnología era utilizada únicamente para concretar actividades específicas, porque muy poca gente era capaz de adquirir un equipo de cómputo. Lo mismo sucedió con el Internet, al inicio la gente no contaba con ese tipo de servicio ni lo consideraba como algo que contrataría si compraba una computadora: el servicio todavía era caro y muy poco eficiente.

En ese entonces las personas no pensaban en las computadoras o celulares como un medio de entretenimiento, sino como una herramienta de comunicación y trabajo, pero pronto cambió la situación. Primero fueron los juegos preinstalados, luego las salas de chat y desde hace unos años el trono del ‘entretenimiento’ lo comparten Facebook y Youtube.

Habrá gente que quizá piense que esto es más una ventaja que desventaja, pero por la cantidad inmensa de material almacenado allí, y la interfaz que poco ayuda a dosificar la exposición en el caso de Facebook, lo hacen un arma de doble filo y finalmente pueden transformar al internet en una desventaja. No por nada una de las opciones al cerrar o desactivar la red social más popular es ‘paso demasiado tiempo en facebook’.

La siguiente desventaja tiene que ver con la salud. ¿A quién no le ha pasado que después de estar horas en la computadora o navegando en el teléfono móvil, les duelen los hombros, la espalda, la muñeca o les arden y lloran los ojos? De algún modo esta desventaja se relaciona con la anterior pues tiene que ver con el uso excesivo.

La última desventaja que voy a nombrar es indirecta. Hace unos años me enteré de una conferencia anunciada en internet que hablaba sobre ‘primeros auxilios para la salud emocional’ y, aunque parezca contradictorio, iba un poco en contra del internet. No negaba por completo al internet, pero iba en contra de algo a lo que nos exponemos constantemente al usar el internet: las redes sociales.

En dicha plática, el conferencista, que es psicólogo y terapeuta, hablaba sobre los periodos de tristeza por los que pasamos todos alguna vez y trataba de ayudar con consejos a los cuales consideraba buenos hábitos para la higiene emocional. Me dio curiosidad y gusto escuchar esos consejos, así que decidí ver más material de Guy Winch, pues así se llama el conferencista, y me topé con que uno de los consejos que da para mantener una buena salud emocional, sobre todo al estar sensible, es evitar mirar redes sociales porque estas nos conducen a la comparación.

Si fallamos, no logramos alcanzar una meta o simplemente atravesamos por un mal momento y entramos a las redes sociales, yo personalmente pienso incluso más en Facebook que en cualquier otro sitio, es probable que nos encontremos con publicaciones de amigos que sólo nos harán sentir más tristes de lo que ya estábamos, no porque no nos dé gusto por ellos, sino porque inevitablemente compararemos nuestra situación con la de ellos.

Ahora, las ventajas del internet son para mí como el otro lado de la moneda de las desventajas, metafóricamente hablando. Por ejemplo, aunque el internet puede tener la capacidad para consumir mucho de nuestro tiempo y dejar de lado nuestros deberes, también es verdad que puede optimizar el uso del tiempo cuando se le da un uso correcto. Uno de los casos, aunque no el único, es que podemos realizar depósitos o transferencias bancarias desde la comodidad de nuestra casa cuando antes tendríamos que haber destinado al menos media hora para ir a un banco y hacer dichas transacciones.

Viendo la segunda desventaja desde la otra cara, también podemos encontrar una ventaja del internet. Cuando estamos demasiado presionados por el trabajo, la escuela o situaciones personales, ahí está el internet con videos graciosos de gatos o simplemente ofreciendo la posibilidad de una distracción o entretenimiento que, siempre y cuando no sea excesivo, logra relajarnos.

La última ventaja no voy a empatarla con el aspecto positivo de las redes sociales de forma directa. Sigo guardando reservas respecto a las redes sociales, sobre todo Facebook, porque en mi experiencia personal han traído más cosas negativas, pero hay algo que realmente puede considerarse una ventaja si hablamos de redes sociales. Muchas de las oportunidades de trabajo o desarrollo, profesional o personal, las encontramos gracias a la redes sociales.

Así que, si se piensa bien, el internet es una herramienta que tiene dos caras y de nosotros depende a cuál estaremos más expuestos.

Elisa E.

Comments have been closed for this article.