Return to start

Illuminatti: ¿verdad o mito?

¿Quiénes son los Illuminati? ¿Por qué hay tanto interés en ellos? ¿Existen en verdad o son un mito del imaginario colectivo? ¿Será posible que una organización secreta de sabios domine el mundo tras bambalinas mientras nosotros nos ocupamos de vivir?

Se dice que el origen de los Illuminati se dio con los Iluminados de Bavaria, una sociedad secreta en la época de la ilustración, la cual manifestaba estar en contra de los preceptos de influencia religiosa, el abuso de poder del gobierno y apoyaba fuertemente la igualdad entre los sexos.

Dicha organización se disolvió diez años después de su fundación, bueno, aparentemente… porque después de su curiosa aparición y “desaparición”, nuevos grupos con los mismos fundamentos comenzaron a emerger en toda Europa.

El concepto de un “nuevo orden mundial” surgió con ellos, y se les empezó a responsabilizar de una gran cantidad de acontecimientos (ya fueran buenos o malos), atribuyendo a estos grupos cierto grado de misticismo, secrecía y esoterismo, otorgándoles de tal forma el status de Iluminados, por tener más luz en su interior que el resto de los mortales.

Pronto los teóricos de la conspiración agruparon a todas las sociedades secretas bajo este mismo estandarte, y comenzaron a asociar a diferentes figuras mediáticas con ellos. Al principio fueron los políticos, artistas, sabios y gobernantes, sobre todo aquellos asociados con la masonería – como George Washington – y comenzaron a ver símbolos Illuminati en todos lados – el trazo de la ciudad de Washington, el billete de un dólar, los inventos de Franklin, las pinturas de la época –, otorgándoles un supuesto grado de poder de alcances tan magníficos y proporciones tan épicas que era simplemente difícil que algo se escapara a su control.

Dado que en teoría son más sabios, metódicos y hábiles que el resto de la gente, son expertos en encubrir sus huellas, a la vez que dejan pistas para que los curiosos puedan comprobar que están detrás de todo y nada a la vez. Se les responsabiliza de movimientos bélicos como la revolución francesa, los conflictos de los zares en Rusia o la primera guerra mundial (algunos osados inclusive dicen que la guerra de Reforma en México también estuvo patrocinada por ellos).

Antes del Internet, la propagación de la leyenda se daba principalmente de boca en boca, pero con el auge de las búsquedas en la red, las teorías conspirativas con los Illuminati como protagonistas volvieron a cobrar una gran fuerza. De pronto la información estaba al alcance de todos y se construyeron nuevas teorías; se asignaron nuevos artistas mediáticos al movimiento y se les volvió a detectar en todos los lugares posibles, enriqueciendo su ya vasto mito.

Parte del auge de los Illuminati se debe a Dan Brown y su personaje Robert Langdon, quien luchó contra los Illuminati en el libro Ángeles y Demonios, revelando de paso muchos “secretos” sobre ellos.

Los defensores de la teoría de la existencia de los Illuminati afirman que están detrás de todo y todos, escondiéndose a plena luz del día, moviendo a las masas como títeres en una obra de teatro infantil. Estos son algunos de los "lugares” donde los Illuminati han manifestado su presencia: la portada de la película Naranja mecánica, la vestimenta de Lady Gaga, el billete de un dólar, la declaración de los derechos del hombre, los Simpsons, los saludos de Jay-Z, entre muchos otros.

Aunque es imposible decir con certeza que no existen las sociedades secretas en nuestro mundo, también es altamente complicado probar su existencia, sobre todo por el hecho de que si una sociedad es tan secreta como alega ser, evidentemente no daría muestras fehacientes de su tangibilidad, puesto que ser descubierta pondría en peligro su propia integridad.

Tal como los conocemos, los Illuminati son un mito que ha crecido con los años – y al parecer lo seguirá haciendo – por el simple hecho de escapar a lo ordinario – pero no son más que eso, una leyenda que tuvo su origen en una sociedad secreta simple y real.

Y si hay alguien tirando de los hilos para manipular nuestro mundo, hay algo que está bien claro: no se dejaran descubrir, porque hacerlo pondría fin a sus “terribles” planes secretos.

Qué Busca

Comments have been closed for this article.