Return to start

Lista de 25 palabras para hablar de vino

1. Abocado: Vino moderadamente dulce que, sin llegar a ser dulce, tiene cierto tono azucarado, contiene entre 5 y 15 gr/l de azúcares por no haber fermentado la totalidad de los azúcares que contenía el mosto.

2. Acerbo: Deja en el paladar una sensación áspera y raspante, dado que la acidez y la astringencia son dos sabores que se refuerzan, presenta una falta equilibrio.

3. Acético: Vino echado a perder, agrio, huele a vinagre (ácido acético), por lo que se lo llama también avinagrado, propio de un vino atacado por fermentos dañinos.

4. Acidez: La acidez es uno de los elementos más importantes de la elaboración de un vino. Proviene de los ácidos derivados de la uva (málico, tartárico y cítrico) y otros de los distintos procesos de fermentación (succínico, acético y láctico). La falta de acidez produce vinos flojos y débiles. Su exceso provoca efectos ásperos y picantes en la lengua. No se debe confundir esa necesaria acidez con lo ácido, defecto producido por uvas inmaduras o de dudosa calidad.

5. Apagado: Un vino que ha perdido sus matices. Opaco, insípido y falto de acidez.

6. Aroma: Conjunto de sensaciones olfativas que produce el vino; muchos prefieren llamarle bouquet, su acepción francesa. Resulta de la combinación del aroma primario de la uva, del perfume secundario que aporta la fermentación y, finalmente, del terciario que le da el añejamiento.

7. Áspero: Vino de marcada astringencia causada por exceso de taninos o de componentes herbáceos procedentes del raspón, de las pepitas o de los hollejos.

8. Astringente: Sensación táctil de sequedad, rugosidad y aspereza en los tejidos de la boca al paso provocada por los taninos. La causa de la astringencia es la coagulación de la mucina de la saliva, lo que hace disminuir la viscosidad y, entonces, ya no cumple igualmente la función de lubricación.

9. Balsámico: Aroma que puede provenir de la variedad, la tierra o la crianza. Son aromas penetrantes y que dan sensaciones frescas y mentoladas.

10. Breve: Cuando la sensación posterior a la cata apenas dura unos segundos, sin dar tiempo casi para una apreciación plena. Un vino poco perecedero en su sabor.

11. Carnoso: Se dice del vino con cuerpo y bien conjuntado que produce un rica impresión física a su paso por la boca.

12. Crudo: Se aplica a los vinos jóvenes que todavía están sin terminar sus procesos.

13. Cuerpo: Sensación de consistencia del vino en la boca. Extracto del vino. Untuosidad, carnosidad, materia y estructura del vino.

14. Débil: Vino con caracteres poco acentuados.

15. Dulce: Vino con un contenido en azúcar superior a los 50 gr. Sabor básico que se detecta en la parte anterior de la lengua.

16. Equilibrado: Vino cuyos elementos constitutivos están bien proporcionados y sin defectos. Alcohol, acidez, azúcar, extracto, se ponen de acuerdo como si dialogaran tranquilamente, sin premura.

17. Fresco: Vino con adecuada acidez para su tipo. Sensación característica de los vinos jóvenes de calidad.

18. Franco: Vino sin alteraciones ni defectos, sin falsos o inadecuados olores o sabores. Suele aplicarse más concretamente a la fase olfativa.

19. Frutal: Vino con aromas propios de la uva con que ha sido elaborado o al de algunas otras frutas. Vino con predominio de aromas primarios.

20. Glicérico: Vino suave, untuoso y de buen paso de boca como consecuencia de su adecuado contenido en glicerina.

21. Irisaciones: Destellos que se ven el color de algunos vinos.

22. Málico: Ácido orgánico de sabor duro que se encuentra en el mosto y a veces también en el vino, sobre todo si procede de uvas con maduración incompleta. Es atacado por las bacterias lácteas que lo transforman en ácido láctico, mucho más suave, durante la fermentación maloláctica. La presencia de ácido málico se identifica por un peculiar olor en el vino que recuerda al olor de las manzanas verdes y un sabor áspero desagradable.

23. Opalescente: Vino con turbidez muy tenue.

24. Resina: Sensación negativa en nariz y boca, producida en los vinos de crianza por la utilización de maderas nuevas o inadecuadas. Vino elaborado en envases de madera de pino. Son típicos los de Grecia y también se encuentra algún ejemplo en España, concretamente en el norte de la isla de La Palma (Canarias).

25. Taninos: Sustancias orgánicas vegetales que se encuentran en la piel de la uva y en las pepitas, también residen en la madera y en el raspón del racimo. También es una sustancia química natural en el vino, de acción astringente y curtiente. Es una variable esencial que determina la capacidad de envejecimiento de un vino.

Cristina del Río Francos

Comments have been closed for this article.