Return to start

6 razones por las que ser adulto es mejor que ser adolescente

Cuando somos adolescentes lo único que queremos es ser adultos. Cuando somos adultos lo único que queremos es volver a ser niños. Creo que uno nunca está satisfecho con lo que se tiene. He escuchado personas decir, “oh si recuerdo en la preparatoria cuando salía con mis amigos a tomar y nunca me cansaba y solo pasábamos el rato sin responsabilidades”. Déjenme decirles que aún la falta de responsabilidades no le gana a estas seis razones por las cuales ser adulto es mejor que ser adolescente.

1. Tener tu propia casa/ departamento

Sí, pagar la renta significa trabajo y cansancio, pero tener tu propio espacio vale la pena totalmente. Cuántas veces no nos han dicho nuestros padres que no hagamos… NADA. “No pongas eso ahí, no hagas eso así, no digas eso aquí, esta es mi casa no tuya”, es el cuento de nunca acabar. Ahora no tienes que rendirle cuentas a nadie sobre lo que hagas en tu casa. Puede uno correr desnudo, bailar con música que a nadie le gusta, comerse toda la comida chatarra que hay, dejar el quehacer para otro día y no hay nadie que pueda objetar eso.

2. Pedir bebidas alcohólicas EN CUALQUIER LUGAR

Para los que no beben alcohol pueden saltarse a la siguiente pero para aquellos que disfrutan el placer de las bebidas alcohólicas esto es algo importante. Ya que se es adulto nadie te pide tu identificación y cuando lo hacen, ¿adivina qué?, la tienes. No es de tu primo que medio se parece a ti. Es tuya. Así que puedes llenar tu carrito del mercado y prepararte para una semana difícil de responsabilidades de adulto (Netflix y pizza, con whiskey claro).

3. No pedir permisos para nada

Creo que éste era el martirio de todo adolescente: pedir permiso. Ya sea hasta para ir con los amigos a caminar, para ir a una fiesta, para traer a alguien a casa y en algunos hogares hasta para retirarse de la mesa pedir permiso se vuelve cosa del pasado. Como adulto puedes ir a donde quieras y con quien tú quieras siendo la hora que sea.

4. Adiós a la escuela

Existen casos distintos, cambiemos el tema a: adiós a la escuela obligatoria. Existen maestrías y doctorados e incluso personas que cursan una carrera siendo adulto, y es completamente aceptable y en algunos casos admirable. Sin embargo, eso es por decisión propia. Ya no debemos ir a la escuela porque tenemos que hacerlo, no verás maestros hartos de la vida si no quieres, ni comprar útiles que nunca usarás. Eso ha terminado y ahora rinde frutos.

5. El trabajo

Muchos dirán, “Oh pero eso es lo peor de ser adulto, tener que levantarse temprano e ir a trabajar”. Te pido un momento para explicarte la situación, como adulto, tenemos la libertad de elegir y crear nuestro destino. Podemos elegir nuestro trabajo o crearnos nuestro propio trabajo y eso significa poder hacer lo que nos gusta. Una vez que eres adulto puedes ser quien tú quieras ser. Sí, tal vez no suceda por arte de magia, requiere esfuerzo y tiempo. De cualquier forma, al final de todo ese trabajo, hacer lo que a uno lo llena es uno de los más grandes placeres de ser adulto.

6. ¡PUEDES HACER LO QUE TÚ QUIERAS!

Fuera de respetar las leyes, cuando uno es adulto puedes hacer lo que quieras. Salir y entrar como te plazca, comer lo que sea, salir con quien tú quieras y pasar tu tiempo como más te acomode. Ya no hay restricciones y se es libre de vivir una vida independiente. Se siente bien después de tantos años vivir ese, “cuando tengas tu casa podrás hacer lo que quieras, aquí no”. Adiós sermones y regaños.

Así que si eres un adulto siéntete feliz y satisfecho con lo que has logrado. No necesitamos ser niños o adolescentes de nuevo para vivir bien. Podemos disfrutar al máximo esta etapa de nuestra vida pero eso depende de cada uno de nosotros. Toma una hamburguesa, una cerveza y deja los platos sucios, solo porque se puede. 

Qué Busca