Return to start

Manejo del estrés

Bienvenido al club de los que viven bajo estrés constante. Más que un estado natural para tomar decisiones parece una enfermedad crónica. Algunos de nosotros abusamos del estrés en gran medida, no me manera consiente claro. Cada vez que estamos bajo estrés, este modifica cómo funciona nuestro cuerpo, detiene algunas funciones vitales y perjudica la salud a largo plazo. Esto suena aterrador y puede llegar a serlo. Si sufres de estrés constante puedes llegar a tener migrañas crónicas o ataques de estrés donde cuesta trabajo mantener la respiración, los miembros se te entumen y no puedes moverte. De nuevo, aterrador.

Vivir en estrés constante es muy cansado, completamente agotador y hay personas que no lo entienden. Es como cuando le dicen a una anoréxica que coma o un depresivo que sea feliz. Uno no solo deja de estresarse cuando le dicen, en muchos casos puede que eso lo haga peor. El estrés constante usualmente lo sufren personas de naturaleza nerviosa. Todas las personas se estresan porque es una reacción natural del cuerpo pero no todas lo sufren de manera constante, todo el proceso un par de veces al día, todos los días. ¿Qué clase de vida es esa? Les diré que es un martirio.

Sin embargo, no te asustes y lee con atención. No hay necesidad de vivir todo el tiempo de esta manera. No es sencillo, es un proceso gradual que requiere de toda tu determinación. Hay muchas maneras de aprender a manejar el estrés pero estos consejos son los más comunes.

Primeramente, hay que aprender a tomarse unos segundos para respirar, cerrar los ojos y centrarse. La meditación es una herramienta que ayuda mucho a los nerviosos a evitar entrar en estrés. Aprendes a manejar tus pensamientos y cambiarlos antes de que te lleven al caos. Entra en un estado total de relajación y una vez que lo experimentes no querrás volver atrás. Puedes tomar tés calmantes, tomar baños calientes, escuchar música. Busca una rutina y aplícala a diario para que al final del día puedas regresar a tu centro. Después de un tiempo esto te ayudará a poder entrar en ese estado de calma más rápido y evitar estresarte con facilidad.

Ya que aprendiste a sobrellevar esas olas de estrés, es tiempo de seleccionar esas situaciones que te llevan al estrés para evitarlas. Muchas veces podemos rodear las situaciones que sabemos que nos estresan. Ver a ciertas personas o realizar ciertas actividades puede que detonen el estrés. Analiza todas las cosas que haces en un día y escribe las que te estresan más. Busca una alternativa, si no puedes evitar hacerla encuentra una estrategia. Si te estresa hablar con los que atienden en el banco, pídele a alguien que te acompañe y te distraiga o te ayude a pedir la ayuda que necesitas. Siempre hay formas de ajustar las situaciones para que nos afecten lo menos posible.

No podemos alejarnos por completo del estrés pues nos ayuda a sobrevivir (gracias por eso estrés). Lo que si podemos hacer es aprender poco a poco a solo estresarnos cuando es necesario, cuando si nos ayuda a afrontar y tomar decisiones. Intenta no preocuparte mucho y vive una vida de estrés con moderación. 

Qué Busca