Return to start

El nacimiento de la mujer

Un día, después de lo que pareció haber sido una eternidad en el jardín del Edén, Adán llamó a Dios:

-Señor, tengo un problema.

-¿Cuál es el problema, Adán?-, respondió Dios.

-Señor, sé que me creaste con tus propias manos y que has proveído para mi y que me has rodeado con este bello jardín y todos estos maravillosos animales, pero simplemente no soy feliz.

-Ya veo… ¿qué es lo que pasa, Adán?

-Señor, yo sé que tú creaste este lugar para mi, con toda esta deliciosa comida y todos los hermosos animales… pero me siento solo."

-Bueno Adán, en ese caso tengo la solución perfecta. Crearé una mujer para ti.

-¿Qué es una mujer, Señor?"

-Esta mujer será la más inteligente, sensible, cariñosa y hermosa criatura que yo jamás haya creado. Será tan inteligente que podrá adivinar lo que quieres antes de que lo quieras. Será tan sensible y cariñosa que ella conocerá todos tus estados de ánimo y sabrá cómo hacerte feliz. Su belleza será rival para el cielo y la tierra. Ella incuestionablemente se encargará de todas tus necesidades y deseos. Será la compañera perfecta para ti.

-Vaya, ella suena sensacional, Señor.

-Lo será, pero esto te costara, Adán."

-¿Cuánto me costará esta mujer, Señor?

-Ella te costará tu brazo derecho, tu pierna derecha, un ojo, una oreja y tu testículo derecho."

Adán reflexionó por un rato, estaba dentro de un profundo pensamiento y a la vez lleno de preocupación. Finalmente, Adán respondió:

-Oye, ¿y qué puedo conseguir por mi costilla derecha?

Y así fue como la mujer moderna fue creada.

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.