Return to start

Ejemplo de que las mujeres siempre se salen con la suya

Mujer: ¿Cuál es el problema, oficial?

Oficial: Señora, estaba conduciendo a exceso de velocidad.

Mujer: Ah, ya veo.

Oficial: ¿Puedo ver su licencia, por favor?

Mujer: Se la daría, pero no tengo una.

Oficial: ¿No tiene una?

Mujer: La perdí cuatro veces por conducir bajo estado de ebriedad.

Oficial: Ya veo… ¿Podría ver los documentos de su vehículo, por favor?

Mujer: No puedo hacer eso.

Oficial: ¿Por qué no?

Mujer: Robé este auto.

Oficial: ¿Lo robó?

Mujer: Sí, y maté y descuarticé al dueño.

Oficial: ¿Hizo qué?

Mujer: Su cuerpo está en bolsas de plástico en la cajuela, por si quiere revisar.

El oficial mira a la mujer, se aleja lentamente hacia su carro y pide refuerzos. En minutos, cinco patrullas rodearon el auto. Un oficial mayor se acerca lentamente al auto sujetando su pistola, a punto de sacarla.  

Oficial 2: ¡Señora, por favor, baje de su vehículo!

La mujer baja de su vehículo.

Mujer: ¿Hay algún problema, señor?

Oficial 2: Uno de mis oficiales me dijo que usted ha robado este auto y que asesinó al dueño.

Mujer: ¿Qué asesiné al dueño?

Oficial 2: Así es. Abra la cajuela de su auto, por favor.

La mujer abre la cajuela, revelando nada más que una cajuela vacía.

Oficial 2: Señora, ¿es este su auto?

Mujer: Sí, aquí están los documentos de matriculación.

El primer oficial está pasmado.

Oficial 2: Uno de mis oficiales afirma que usted no tiene licencia de conducir.

La mujer busca en su bolso, saca su cartera y se la entrega al oficial. El oficial abre la cartera y examina la licencia. Se le ve algo confundido.

Oficial 2: Gracias, señora. Uno de mis oficiales me dijo que no tenía licencia, que había robado este auto, y que había asesinado y descuartizado al dueño.

Mujer: ¡Seguro también le dijo que iba a exceso de velocidad!

Taciana Bañuelos Sauceda