Return to start

¿Qué es el Grooming y cómo combatirlo?

La mayoría hemos escuchado desde niños el cuento de caperucita roja, y como suele ocurrir con las fábulas, ésta historia tiene un paralelo en el mundo real. De hecho, hay lobos por ahí que también se disfrazan para ganarse la confianza de las niñas y los niños; pero en este caso, el disfraz es digital.

Los lobos a los que me refiero son adultos que crean perfiles falsos en redes sociales y se dedican a chatear con menores de edad. Este fenómeno se conoce como “Grooming”.

Algunas veces, lo que el lobo quiere son fotos y vídeos con algún contenido sexual, algo que pueda vender en el mercado negro. Sin embargo, la mayoría de las veces, buscan abusar sexualmente de sus víctimas o arrastrarlas a redes de tráfico de personas.

El Grooming es uno de esos temas horribles en los que nadie quiere pensar, pero es importante saber que este tipo de cosas existen. No pretendo que la gente entre en pánico y deje de usar las redes sociales, el llamado es a entender este fenómeno para que no le ocurra a nadie.

Las tácticas del Grooming

El Grooming se basa esencialmente en dos tácticas: El engaño y el chantaje. El engaño sucede cuando el lobo, en este caso el adulto, se disfraza; en redes sociales el lobo se hace pasar por una persona joven, por lo que la víctima del Grooming cree que está hablando con un posible novio o con un amigo, pero no con un abusador.

El chantaje tiene dos fases: En la primera, el objetivo es conseguir algún tipo de información para amenazar a la víctima. En la segunda, una vez obtenida la información, la dinámica de las conversaciones es siempre la misma:

“Si no haces esto o aquello voy a publicar la foto que me mandaste”

“Le voy a contar a tus amigos y a tu familia lo que me contaste”

¿Qué se debe hacer en estos casos?   

Lo primero es identificar cada una de las tácticas de las que hace uso el Grooming. Tratándose del engaño, la clave está en aprender a verle los dientes y las orejas al lobo aunque esté disfrazado. Un perfil falso está lleno de señales que delatan que no es genuino. Por lo general, hay muy pocas fotos o las fotos en las que aparentemente está el titular del perfil son de esas en las que aparecen varias personas, o el perfil tiene muy pocos amigos y casi no hay interacciones de otras personas en el muro y en las fotos.

Ten en cuenta que un abusador dice cosas que no puede demostrar, tampoco activa su cámara y jamás aparece en eventos en los que hay otras personas conocidas.

Frente al chantaje, lo importante es no dejarse acorralar hasta esa situación incómoda en la que nos amenazan. Recuerda que darle información sensible a otra persona es darle poder; es decir, que no vale la pena contar secretos o enviar fotos comprometedoras cuando no tenemos suficiente confianza o no conocemos personalmente al que está del otro lado.

Aunque en ocasiones a pesar de tomar precauciones de todas maneras hay personas muy astutas, que saben disimular con maestría su condición de lobos (Abusadores), y pueden ganarse muy lentamente y con toda la paciencia la confianza de un menor de edad, hasta que llegan a conseguir la información que necesitan para ponerse a chantajear. En estos casos hay que actuar, contarle a todo el mundo (Padres incluidos), para poner en evidencia al lobo; después de todo, el abusador es un criminal.

A la víctima le puede dar mucha vergüenza que se publique una foto o un secreto, pero eso poco importa si tenemos en cuenta que pocas cosas son tan graves como ser abusado, violado o raptado.

Ser un abusador de menores es muy grave, eso pone al lobo en una situación realmente frágil. Palabras más palabras menos, te estoy diciendo que hay que denunciarlo, y es seguro que él tiene todas las de perder. Por el contrario, no contarle a nadie lo que está pasando es justamente lo que el abusador quiere.

En conclusión, hay que tener precaución porque los lobos en la vida real existen, para tenerlos a raya y evitar que las personas caigan en sus trampas basta con tener algo de sensatez y sentido común. Se vale chatear y conocer personas nuevas, lo único es que debemos cerciorarnos que aquello que nos dice la otra persona es auténtico, o de lo contrario podríamos convertirnos en otra caperucita roja.

Y por favor ¡Nunca acudas a una cita en lugares que no conoces y que no sean públicos con alguien que se conoció por internet!

Sergio Augusto Alvarez Vargas

Comments

casia     30 June 2017

Que miedo que tantos niños y jóvenes caigan en estas trampas y muchos padres jamás se dan cuenta. Se requiere mayor educación en todos sentidos, en la escuela pero principalmente en casa, con mucha comunicación entre padres-hijos. Muy buen tema y muy bien explicado, gracias Sergio!

Comments have been closed for this article.