Return to start

4 Películas Distópicas

La palabra “distopía” se suele definir, de manera sencilla, como una representación ficticia de una sociedad futura indeseable. Por ello, es muy común que el tema de las distopías suela ir muy anudado al de la ciencia ficción. En los últimos años, el término ha vuelto a escucharse dentro de los medios debido a películas populares como “Los juegos del hambre” o a series como la muy exitosa (y recién adquirida por Netflix) “Black Mirror”. Y es que no es poca cosa, pues la distopía es una excelente herramienta para ver (a menudo desde una perspectiva exagerada) a dónde puede que nos estemos encaminando. Por ello, para tu reflexión, te dejo a continuación 4 películas distópicas.

Minority Report (2002)

Una película muy digerible que nos presenta una sociedad donde, gracias a unas jóvenes, es posible ver el futuro (particularmente el momento en que una persona matará), de modo que en una ciudad se crea un organismo policiaco que arresta a la gente antes de que cometan asesinato: la policía del PreCrimen. Si el sistema fuese infalible, la película no plantearía mayor dilema moral. El problema es cuando no lo es, y a veces una de las jóvenes vislumbra un futuro alterno, que se ignora en favor de no arriesgar la vida de la víctima… convirtiendo al detenido en víctima de una injusticia en sí mismo. Así, el filme pone sobre la mesa preguntas sobre la moral de acciones o intenciones y sobre cómo el conocimiento, al ser sinónimo de poder, conlleva al mismo tiempo responsabilidad.

Gattaca (1997)

Una película de culto, Gattaca nos plantea las grandes preguntas sobre la eugenesia y su legitimidad, al exponernos un mundo donde aquellos que no son resultado de un proceso de selección de material genético de parte de los padres suelen sufrir discriminación y ser segregados en la sociedad. La película nos muestra el atropello resultante de asumir que la genética es capaz de determinar el valor de una persona, abogando a la vez por una meritocracia. Con un mensaje que exalta la capacidad humana exprimida por su misma voluntad, esta película te dejará reflexionando sobre un futuro no sólo posible, sino cercano.

Metropolis (1927)

Una de las grandes obras del cine. El filme alemán expone un mundo donde los pocos disfrutan de los beneficios del trabajo realizado por los muchos en una ciudad altamente industrializada. ¿Suena familiar? En efecto, la película tuvo sus aciertos, y posa una crítica fuerte al sistema de producción capitalista. Y no sólo eso, sino que hace una excelente analogía al mostrar la creación de un robot que sustituye a una persona pero estando sometido a la voluntad de otra. Con temas recurrentes que exhiben la profundidad a la que se pensó en cada toma, junto con la excelencia de estas mismas y el amplio simbolismo que se maneja, Metropolis da para amplia discusión de montones de aspectos de la película, a la vez que nos presenta una historia hermosa en sí misma. Añadiendo, además, que si bien la película es muda, que Huppertz creó una banda sonora sinfónica exclusivamente para la película, la pieza terminada es una obra de arte que cualquier amante del cine debería ver al menos una vez en la vida.

Idiocracy (2006)

La distopía por excelencia. Idiocracy expone de manera cómica –pero angustiante– un futuro donde la reproducción de los idiotas y la cultura del consumo llevan a los Estados Unidos de América al borde del colapso social. En esta sociedad, el presidente es una ex-estrella porno, Costco es una de las mejores universidades y el protagonista, un hombre de nuestra época que termina en el futuro, es el hombre más inteligente del mundo, pues toda la población tiene capacidades mentales atrofiadas (en comparación con nuestros estándares). Y es que si bien hay tecnología más avanzada, esta película nos exhibe una realidad muy cruda: la tecnología no es lo que lleva a la situación distópica, sino la manera en que la sociedad se organiza y la gente consume. Si bien es una comedia, es a la vez una de las críticas más severas del cine hacia el estilo de vida gringo que tantos queremos emular; crítica realizada a través de una representación que con el triunfo de Trump y el corporativismo no sólo parece cada vez menos ficticia, sino que se cierne sobre nosotros vertiginosamente. 

Dogo Filósofo

Comments have been closed for this article.