Return to start

Carta a mi yo de XV años

Querida yo de quince años:

Sé que la vida para ti ahora no tiene mucho sentido, hay tantas incoherencias. Aun así, para ser una persona muy racional, tienes mucho valor. Has enfrentado las situaciones que se han presentado de la mejor manera en que puedes hacerlo y eso está bien. No te preocupes ni pienses que debes dar más de ti. A veces otras personas no lo hacen y no debes sentirte culpable. Es más, deja de sentirte culpable de todo y ten un poco de orgullo. Aprenderás que es importante ver por ti misma.

No te preocupes por los errores que cometas. Hasta ahora no has hecho nada por lo que valga la pena arrepentirse. Siempre has sabido aprender y seguir adelante. Deja que las cosas sucedan, si quieres hacer algo, hazlo. Uno solo tiene oportunidad, ganas y falta de miedo a cierta edad. Aprovecha plenamente la edad que tienes y esa fuerza que te ayuda a cuestionar todo.

No dejes que los demás te detengan, no dejes de pensar, cuestionar, analizar y decir que no. No todo lo que te presentan o te dicen es bueno. No pierdas tiempo en cosas o situaciones que no son de tu agrado. Utiliza ese tiempo en algo que te guste o te convenga.

Deja de compararte con otras personas. Todos somos diferentes y te alegrará saber que un día te sentirás bien contigo misma y estarás mejor. Preocuparse por el físico, falta de intelecto o de talento solo te detiene de mejorar. Y como dije, que nadie te detenga. Ni tú misma.

No le des un mal tiempo a tu hermana.

Tus padres son adultos, eso no significa que saben todo. Ellos tienen tanto miedo como tú, tanta desesperación, duda y confusión. En lugar de reprocharlo, entiéndelo.

Crees que sabes todo pero no es así, eso no significa que no eres inteligente. Eres una persona de acuerdo a su edad. No te sientas con la necesidad de acelerar el tiempo, después querrás regresar.

Los chicos son solo eso. Son humanos y personas diferentes a ti. No te afanes en desear que sean distintos. Procura mejorar tú y adaptarte.

No tengas miedo. La vida es solo una y es para vivirla. Sé que nunca harías algo peligroso; así que si quieres hacer algo, adelante. Toma tus precauciones pero no tengas miedo.

Aprende a decir que no.

Nada de lo que hagas o pienses tendrá sentido hasta que salgas de ese ciclo y digas: “solo era una adolescente”. Entonces sabrás que todo valió la pena.

Todo lo que sucede te llevará a un punto decisivo en tu vida. Sabes qué decisión tomar. Siéntete aliviada de saber que tomas las decisiones correctas. Así que no planees a futuro. Nada saldrá como tú piensas pero será mejor.

Suéltate un poco, habla más, date a conocer y exprésate. Te sorprendería la cantidad de personas a las que les puede interesar eso.

Las amistades son difíciles. No todas perduran, solo las que valen la pena. Mantente atenta y no hagas nada que no quieras hacer.

Finalmente, sé tú misma. No cambies, quiérete, disfruta, piensa, habla y opina. Tómate las cosas un día a la vez y sé feliz.

Qué Busca

Comments have been closed for this article.