Return to start

Un nuevo modelo de política.

Bucaramanga es la sexta ciudad Colombiana más poblada. Su área metropolitana reúne un poco más de un millón cien mil habitantes, conocida coloquialmente como la “ciudad bonita” o “la ciudad de los parques”; esta ciudad, además de tener históricamente el índice de desempleo más bajo en Colombia; también es célebre por haber sido reconocida por el Banco Mundial como “la ciudad más próspera de América Latina y ejemplo para el mundo”, de conformidad con un estudio que la entidad multilateral efectuó a más de 750 ciudades de todo el mundo denominado “ciudades competitivas”.

Pero esto no es lo único notable de Bucaramanga; aunque usted no lo crea, el actual alcalde de la ciudad logró conquistar el más alto cargo de elección popular sin nunca haber hecho política, siendo un desconocido de la opinión pública, sin el apoyo de los barones políticos de la región, sin representar a ningún partido político, sin recurrir a prácticas corruptas para la obtención de votos, y de paso derrotando al candidato del partido Liberal (Partido político hegemónico en Bucaramanga).

La duda que nos asalta es:

¿Cómo se hace para ganar elecciones sin usar los métodos y herramientas de todos los políticos?

Pues a través de un nuevo modelo de política por supuesto, veamos como Rodolfo Hernández (Alcalde de Bucaramanga) estructuró este modelo:

Probablemente todo comenzó un día en el que visitó un tugurio Bumangués llamado “La Esperanza III”; toda la gente dice que es peligrosísimo ir allá. Sin embargo, Rodolfo estaba ahí a las 7:30 de la noche, en ese momento llamó a su hermano y le dijo: “tengo lágrimas en los ojos, yo sabía que había pobreza pero no miseria”. En ese instante entendió que un eventual gobierno suyo debía conducir hacia una ciudad más equilibrada socialmente.

De antemano señalemos que Rodolfo recibió durante casi dos años clases de filosofía; allí se estructuró la base ideológica de la campaña, particularmente los conceptos del “imperativo categórico” y “el interés desinteresado”. El imperativo categórico es aquello que tenemos todos los seres humanos de que en un momento de crisis reaccionamos en favor de la comunidad así como persona individual no nos favorezca. Y el interés desinteresado es cuando el individuo ejecuta una acción sin una intención direccionada de conseguir un beneficio personal, pero aun así se beneficia.

Desde el inicio todo fue diferente, empezando por la sede de campaña, en aquel entonces su hermano le dijo: “Yo no estoy de acuerdo que abra sede política, hágalo en su propia casa, usted tiene dos apartamentos, uno al frente del otro, utilice uno para eso. Y además, para que el pueblo sepa donde vive y el día que usted no cumpla con todo lo que está prometiendo vaya a insultarlo y a reclamarle”.

Como Rodolfo era un excelente ejecutivo en la empresa privada pero no tenía la menor idea del manejo del Estado, decidió realizar unas veinte conferencias con tecnócratas que tenían un conocimiento profundo en estos asuntos; el actual alcalde recibió formación en temas de salud, de vivienda, de transporte, de movilidad, de contratación estatal, de educación… en fin, de todos los tópicos que tiene que manejar un alcalde.

La campaña se concentró en producir en el electorado un hecho emocional de rechazo a la politiquería tradicional y con eso ganaron; por eso antes de las elecciones rechazaron cualquier apoyo de los partidos políticos y de los políticos de profesión o carrera.

El equipo de publicismo y marketing de la campaña decidieron promocionar a Rodolfo Hernández como “el ingeniero”. ¿Qué es un ingeniero? Alguien que construye, eso cala en la gente.

Y ¿cuáles son los postulados de esta nueva forma de hacer política?

Lógica, Ética y Estética.

¿Esto qué significa?

Lógica:

La lógica es la base de la ciencia, en el gobierno es necesaria para saber si realmente se necesita una obra.

Ética:

La del padre de Rodolfo, según él era un campesino incorruptible, algunas personas en campaña le decían que tenían que doblegarse, así sea a medias o tan solo un poco; muchos consideraban que si no cedían a ciertos procedimientos y prácticas propias del ejercicio político pues no llegarían a la alcaldía. Pero Rodolfo y su hermano (Consejero y formador espiritual) no lo permitieron, o son corruptos o no lo son, había que escoger una de las dos vías. Esa era y será la ética, que todo lo que se haga en la administración pública sea transparente, sin curvas.

Estética:

Cuando Aristóteles dijo de la catarsis, ¿qué es la catarsis? Que cuando te enfrentas a un objeto bello se produce la atenuación de las pasiones. Cuando se va a un concierto de música clásica de alto nivel se produce una introspección profunda y la gente entra en la espiritualidad. En cambio, ¿qué pasa cuando uno se enfrenta a lo vulgar? Se produce un efecto opuesto, se exacerban las pasiones. Por eso nadie quiere tener una cantina de mala muerte al lado de su casa, porque sabe que tarde o temprano habrá peleas a botellazos, a puñaladas o a tiros. Esa es la explicación de la importancia de la estética, todo lo que se haga en el gobierno, desde un discurso hasta un paradero de autobus tiene que ser estético.

Sergio Augusto Alvarez Vargas