Return to start

7 situaciones al comprar ropa que nos amargan la vida

Aunque no soy una de esas personas que compra ropa nueva cada temporada, ni sigo tendencias de moda, como cualquier otra persona debo de acudir a comprar ropa de vez en cuando. Debido a que no estoy obsesionada con el ámbito, espero que sean muchas las personas que se sientan identificadas con la próxima lista que enumerará unas de las cuantas situaciones que se presentan al ir a comprar nuevas prendas de vestir.

1) No encuentras lo que estás buscando

No sé si seré la única, pero me ha pasado que aveces estoy buscando una prenda de vestir específica y no encuentro ni siquiera el tipo de prenda. Por ejemplo, una vez estuve buscando un suéter que fuera ligero pero medianamente abrigador y nada, sólo encontraba unos muy afelpados u otros demasiado delgados y vaporosos; lo que yo quería, que era un punto intermedio como la cama en la que se durmió ricitos de oro, simplemente no estaba. Pasé casi una hora en mi búsqueda y no tuvo buenos resultados.

2) La prenda de vestir no está disponible en el color que quieres

¿No les ha pasado que ven una blusa a lo lejos y se enamoran a primera vista? Es precioso cuando la visión lejana coincide con lo que percibimos, pero a veces la luz y la distancia distorsionan lo que vemos y cuando nos acercamos descubrimos que ese diseño que nos pareció perfecto quedaría mejor en un color más oscuro o simplemente diferente. Alguna vez hasta confié en que tendrían una versión distinta dentro de la tienda, pero al entrar sólo me topé con la desilusión.

3) No tienen tu talla

Esta me hace sufrir mucho porque no solamente aplica a la que se conoce comúnmente como ropa de vestir, sino que también abarca al calzado. Nos hipnotiza en el aparador y una vez que estamos dentro encontramos la sorpresa de que ya no tienen la talla que usamos o que los números vienen tan reducidos que no podemos más que decirle adiós a esa chamarra, vestido o pantalón que nos había cautivado.

4) Ya no hay existencias en venta del producto

Ya ni siquiera recuerdo cuándo me sucedió, pero una vez entré muy emocionada para comprar un blusón que estaba en el escaparate. Una vez adentro busqué, moví y removí, pero no encontré nada así que decidí preguntarles a las chicas que trabajaban en el lugar. Tardaron un rato en lo que investigaron y después me dijeron que el blusón del aparador sólo era de exhibición y que, desafortunadamente, ya no contaban con existencias en la tienda. ¿Para qué enseñar lo que no pueden vender? Es una incógnita que todavía no logro responderme.

5) No están a la venta...

Esta situación está íntimamente relacionada con la anterior y creo que es más inexplicable todavía. Hay tiendas que venden de todo un poco, entre esas cosas muchas veces también están accesorios como gorras, dijes, aretes y un largo etcétera. A veces esas son las tiendas en las que encontramos las cosas más originales, pero también en donde he sufrido más. Alguna vez pregunté por un reloj que tenía un maniquí en la muñeca y me contestaron que ese era sólo un accesorio, pero que no lo tenían en venta.

6) Cuesta demasiado

No me ha pasado muchas veces, pero cuando sucede es horrible. A veces ni siquiera tienen el precio anotado así que la sorpresa te la dan si sueles verificar los precios, pero si no te enteras hasta que estás a punto de pagarla sólo hay dos posibles decisiones: pagas o te retractas en la caja.

7) No te sienta bien la confección o el corte de la ropa

Para mí es de las cosas más frustrantes que pueden pasar en la vida. Ya que superaste todas las dificultades que conllevan el encontrar y elegir algo, te das cuenta de que nada más no te favorece. Te encantó el diseño, es del color que querías, no es un producto agotado ni accesorio no a la venta, tenían tu talla, tenga escrito el número correcto o no, y además, el precio no era malo; pero una vez que estás adentro del probador y te ves en el espejo te das cuenta de que el corte simplemente no te agracia para nada. ¿Habrá algo más triste cuando se va de compras?

Probablemente hay muchas otras situaciones que enfrentar cuando se va de compras, pero estas, para mí, son las que amargan más la adquisición de ropa. Comparte conmigo tus experiencias en los comentarios.

Elisa E.