Return to start

Danza urbana

El bailar en la urbe no sólo es un medio para subsistir, es una forma de vida, una forma de expresión y de creencias; para algunos, la calle les ha enseñado mucho más de lo que se aprende en la escuela o la familia, la calle representa aquel lugar de donde se pueden apropiar y expresar libremente las personas, realizar sus pasatiempos favoritos, divertirse con amigos, pasar el rato, incluso para hablar por medio del cuerpo a través de movimientos fantásticos y con ritmo, y ¿por qué no? Ganar dinero haciendo lo que te apasiona, (muchos quisiéramos vivir así), vivir la vida bailando.

Este artículo está enfocado a la danza urbana, la comúnmente conocida como hip-hop, aquella que también es un arte, del arte que te consume por años; pero el gusto y la fascinación por bailar están tan presentes como el primer día, es aquello que haces a diario porque después de todo es una forma de vivir y sobrevivir.

Como a muchos artistas callejeros, las miradas de asombro y de admiración nunca faltan en todo momento, y entre más, mucho mejor, porque claro está, son las más gratificantes; aunque por otro lado también se reciben unas cuantas de desprecio y rechazo por personas que desaprueban el arte de bailar en la urbe, con la excusa de que a veces obstruyen un poco de calle, o que se genera más ruido en la ciudad o incluso se les tacha de vagos a quienes se dedican a esto. En toda honestidad, la opinión de esas personas no cuenta, una persona no puede ser tomada en serio si no disfruta de un gran espectáculo como el de la danza combinada con la calle.

Sin importar el tipo de miradas, la pena es nula, casi no existe…el sentir los aplausos es motivador. Además, a todo artista le gusta que le reconozcan lo que hace. Para algunos les ha dado la oportunidad de conocer otros países; a otros, de participar en competencias, de conocer gente nueva y de expandir sus horizontes. Y esto por hacer los que les apasionan; a todos les ofrece un medio para relajarse, convivir, y para tener una actividad desestresante que unos cuantos necesitan.

Cabe mencionar que esto no se trata sólo de ellos, sino también para su público, aquel que se detiene por unos instantes, que hace un pequeño espacio en su apretada agenda o no tan apretada, para echar un ojo a ver qué está pasando en el tumulto de gente. Curiosos que buscan con la mirada y el oído, tratando de entender lo que sucede y en unos segundo ya están atrapados en el show, ya no te puedes ir, es bastante entretenido, te hacen reír, te diviertes, no importa si ya lo viste una o dos veces, nunca es igual al anterior… Eso sí, antes de irte deja una moneda, un billete o una sonrisa, porque después de todo, de eso viven.

Si tú te encuentras con algunas de estas personas de camino a tu trabajo, a la escuela, a la casa, o a donde sea que te dirijas, no dudes en detenerte a mirar y apreciar lo que hacen, aunque sea por unos instantes. Lo que estos chicos y chicas tienen se llama talento, además, y como todos nosotros, tienen historias para contar y compartir con aquellos que están dispuestos a escuchar, a ver y a sentir.

Qué Busca

Comments have been closed for this article.