Return to start

Conflictos en las relaciones

Los conflictos son inevitables en las relaciones. No es necesario verlos como algo malo o algo que nunca debe pasar para ser felices. Nos dan un vistazo a lo que ocurre con nuestra pareja, son oportunidades de discutir y arreglar desacuerdos. Los conflictos muchas veces hacen que surjan temas que de otra manera no se hablarían y lo que cuenta es la resolución. Arreglar los problemas es la manera de crecer juntos y fortalecer la relación. No obstante, diferentes conflictos requieren distintas medidas y formas de sobrellevarlo. Los conflictos usualmente son los mismos en todas las parejas o hay muchos que se ven presentes en todas partes del mundo. Son situaciones del ser humano al parecer, pero si tenemos la mente clara y sabemos a lo que nos enfrentamos podemos salir ambos aún más enamorados.

El problema más común en las relaciones puede ser la falta de comunicación. Muchas veces esperamos algo del otro porque estamos acostumbrados a nuestra casa y cómo se hacen las cosas. Por ejemplo, en mi casa mi madre siempre fue muy limpia y siempre tenía las cosas en orden, por lo que ahora yo prefiero mantenerlo y tener todo en orden pero cuando mi pareja no deja algo donde yo quiero solo me frustro o me enojo sin pensar que en su casa no hacían las cosas así. Es normal y está bien sentirse enojado por cosas que molestan, lo que no está bien es explotar o echar culpas. Simplemente plantea tu problema, deja que tu pareja dé su argumento; pueden parecer excusas o cosas sin sentido pero te sorprendería cómo funciona la “lógica” en el ser humano. Intenta ponerte en sus zapatos y sé sincero. Dile qué es lo que te molesta y lleguen a un acuerdo que les acomode mejor a ambos.

Otro conflicto común es el egoísmo, en especial cuando se hace la transición de una relación de novios a una relación un poco más seria ya sea de juntados o casados. Estamos acostumbrados como jóvenes a tomar todo lo que queremos y no pensar en las consecuencias o en los demás. Hay un punto en que todo es YO. Ahora, cuando estas en una relación seria donde ya piensan como pareja, a veces pueden perdurar algunas actitudes o pensamiento de ese tipo. De nuevo, no siempre es a propósito. Sí, puede ser que no quiera dejar ese control o libertad pero me doy cuenta que en muchos casos la persona no se da cuenta. ¿Puedes adivinar la cura? Exacto, comunicación. Debes ser honesto con tus sentimientos y decirle cómo te sientes; excluido o solo. Escucha bien a tu pareja porque puede salir algún miedo que tal vez ni él se había dado cuenta que tenía.

Por último, muchos otros problemas surgen de miedos o dilemas internos. Cada quién tiene su pasado, sus fantasmas, miedos y aspiraciones. Hay personas con traumas, con fobias, miedos, con conflicto interno para realizar algo. Para esto es necesario que haya comprensión. Siempre habrá algo en ambos lados que el otro no pueda arreglar, como sentirse tonto, feo, gordo, incapaz, insuficiente; usualmente sentimientos de autoestima. Esos problemas son personales y solo los puede arreglar el individuo pero como su pareja te toca estar con él o ella y apoyar, escuchar, aconsejar, abrazar y hacer sentir mejor en momentos de necesidad. Procura evitar los comentarios de que todas las mujeres se sienten gordas o de “ya supéralo” porque algunos casos son serios y pueden llevar a acciones con consecuencias severas. Las parejas son para amarse, no para hundirse. Cada persona es diferente, así que descubre a tu pareja y si hay conflictos en el camino, remédialos y sigan creciendo. 

Qué Busca