Return to start

6 cosas que no muestran los anuncios de bebidas alcohólicas

La publicidad cumple la función de promocionar productos y motivarnos a la adquisición de los mismos, pero detrás de ello se esconden muchas otras cosas alrededor de los servicios o productos que ofertan. No es por desconfiar, pero la compra ideal, en la que sólo existen ganancias y beneficios, y no hay ninguna contraparte negativa, es sólo parte de la estrategia de las compañías publicitarias y el mercadeo.

Las bebidas alcohólicas no son la excepción y para demostrarlo basta con recordar los anuncios de cervezas, whiskies o cocteles que vemos en la televisión, y compararlo con la próxima lista de efectos y situaciones en las que el alcohol es capaz de meter a cualquier inocente mortal.

1) Mata las neuronas

Es algo que sucede por mínima que sea la cantidad de alcohol que consumamos, probablemente esto tenga algo que ver con su efecto desinhibidor. Al respecto me parece incongruente que tanta gente se vaya en contra de otras sustancias psicoactivas no legales como altamente perjudiciales para la salud cerebral y que dejen de lado al alcohol. Qué se está tomando entonces como parámetro para estas personas, ¿el daño que una sustancia le hace al cuerpo o la legalidad que tiene el consumo de ésta para la sociedad? Evidentemente este fenómeno incrementa de gravedad de acuerdo al consumo de alcohol al que el individuo se someta.

2) Altera la función regular del corazón y el sistema circulatorio

Si alguna vez conocieron a una persona con problemas cardíacos saben que el alcohol está estrictamente prohibido dentro de su dieta. Aunque hay estudios que han mostrado que un consumo bajo o moderado puede ser incluso benéfico, los datos generales indican que el consumo del alcohol aumenta de forma inmediata el pulso del corazón y disminuye la cantidad de azúcar en la sangre por lo que el consumo a la larga, si es excesivo, más que benéfico será perjudicial.

3) Altera el proceso de hidratación del cuerpo

Si algunos no entienden lo que quiero decir con esto, seguro que les quedará claro si lo digo de una manera más coloquial porque este punto no es más que lo que se conoce como la cruda. Muchos han pasado por este fenómeno varias veces en su vida, pero ¿por qué el cuerpo se siente tan mal? La respuesta se encuentra en el efecto que el alcohol tiene sobre la función renal. El consumo de alcohol altera la función de los riñones, forzándolos a expulsar más líquido del que se consume y obligando al cuerpo a buscar reservas de líquido en otras partes como el cerebro. Como consecuencia los afectados sufrirán dolores de cabeza y otras molestias conocidas coloquialmente como cruda o resaca.

4) Más que una ayuda, puede ser un bache para la vida profesional

Aunque no son muchas las ocasiones en que el alcohol se inmiscuye dentro de las juntas o cenas de negocios, hay ciertas profesiones que se llevan más con éste por los escenarios en los que se desenvuelven. Si todavía se preguntan a qué profesiones me refiero, hablo de las musicales y escénicas. La fama de la adicción al alcohol en este rubro es bien sabida y, aunque considero prejuicioso aplicarlo a todo el grupo o en general, es cierto que muchas veces el consumo excesivo es una práctica presente. El problema, más allá de las implicaciones de salubridad, es que muchas veces el consumo es contemporáneo a la actividad profesional y eso visto desde cualquier perspectiva, no rinde buenos frutos.

5) Pone en riesgo la integridad física

Al hablar del riesgo de la integridad física y el alcohol, lo más común es tratar el tema del manejo de automóviles en estado de ebriedad, pero siendo realistas éste no es el único riesgo al que se expone una persona bajo el influjo excesivo del alcohol. Me ha tocado oír historias de personas cercanas que se han fracturado huesos al estar ebrios y las historias de terror sobre el tráfico de órganos es también una realidad incómoda a la que se enfrentan las personas cuando se encuentran en estado de ebriedad.

6) Puede causar una sobredosis

Es común oír historias de sobredosis de cocaína, heroína y otras ‘drogas duras’, como les dicen, pero poca gente menciona la sobredosis por consumo de alcohol. Y es que por muy legalizado que esté, la realidad es que el alcohol también es una droga y como con cualquier otra se puede sufrir una sobredosis desde la primera ingesta ya que cada cuerpo reacciona de forma distinta y lo que para alguien puede ser un consumo moderado para otros puede ser una dosis letal.

Si alguna vez te preguntaste porqué los anuncios de bebidas alcohólicas escribían debajo la frase “Nada con exceso, todo con medida”, esta lista probablemente te haya sido de ayuda para comprender los motivos detrás de dicha máxima y te hará reflexionar la próxima vez que mires un anuncio de cerveza o whisky en la televisión.

Elisa E.

Comments have been closed for this article.