Return to start

Los 6 errores más frecuentes en el cuidado de la piel

Para una piel sana es muy importante seguir una rutina de cuidados, pero muchas veces no nos damos cuenta de los errores en los que podemos caer. Aquí les dejamos 6 errores comunes que debemos evitar para cuidar la piel.

1. Desconocer tu tipo de piel

El primer paso para elegir una rutina en el cuidado de tu piel radica en reconocer cuál es. Es importante observarla y entender los síntomas, ya que puedes tener piel grasa, seca, mixta o normal.

Para detectar nuestro tipo de piel es recomendable, antes de usar cremas o cualquier otro producto, poner atención al brillo. Si tienes una sensación grasa o tirante, si notas enrojecimiento, o bien, los poros están muy abiertos o cerrados, estos son los principales indicadores para conocer qué tipo de piel tienes.

2. Olvidarnos del cambio de estación

Un error común es no planificar los cuidados de nuestra piel frente a los cambios de estación. La piel tarda en acostumbrarse al ambiente, por lo que muchas veces el cambio del verano al otoño provoca descompensaciones muy evidentes, y no se diga del invierno a la primavera. No debemos olvidar tomar agua, cambiar el tipo de crema con la que nos hidratamos, y cubrirnos si es temporada de frío.

3. No usar protector solar

Incluso en días nublados es fundamental proteger la piel de los rayos ultravioletas. No hay que olvidar que la piel es sensible a los efectos del tiempo, por lo que, para mantener sus cualidades el mayor tiempo posible es importante usar protector solar ya que el sol puede causar manchas y arrugas, por no mencionar el cáncer de piel.

4. Dormir con maquillaje

Es importante ir a dormir con la piel limpia y sin rastros de maquillaje para que pueda renovarse y nutrirse. Durante la noche la piel trabaja, así que lava tu cara, de lo contrario tendrás una piel seca y sin vida. Ya que si no te quitas el maquillaje, estás dejando los poros tapados y puede salirte acné y puntos negros.

5. Exfoliar la piel en exceso

Exfoliar la piel en exceso puede ser muy perjudicial, ya que eliminamos la barrera protectora. También es un error pensar que con su uso constante es posible eliminar problemas como la piel grasa. Cuando la piel está sobre-exfoliada, la producción de grasa en realidad se acelera porque el mecanismo de reparación natural de la piel se pone en marcha.

Lo mejor es exfoliar no más de una vez a la semana, ya que así le darás la posibilidad a las nuevas células de crecer y que la piel se nutra y se hidrate. Además, la sobre-exfoliación reseca la piel y puede favorecer la aparición de arrugas, por eso es fundamental que limites la exfoliación.

6. La emergencia para un tratamiento

Resolver un problema de la piel toma tiempo. Muchas veces cuando tenemos una fiesta o una boda queremos hacer una cita con el dermatólogo para que solucione algún problema de inmediato, o peor aún, recurrimos a tratamientos que pueden provocar alguna cicatriz. Lo mejor es tomarlo con calma y cubrir esas imperfecciones con una pequeña capa de maquillaje.

Cristina del Río Francos