Return to start

¿Quién está a cargo?

Cuando Dios creó al ser humano, todas las diferentes partes del cuerpo querían ser el jefe.

El cerebro dijo: “Ya que yo soy el que se la pasa pensando, creo que yo soy el más importante, así que yo debo ser el jefe.”

Los ojos dijeron: “Yo puedo ver todo y les aviso a todos en dónde estamos, así que yo soy el más importante. Yo debería ser el jefe.”

Las manos dijeron: “No podrían levantar nada o mover algo sin nosotras, así que nosotras somos las más importantes. Deberíamos ser el jefe.”

El estómago dijo: “Yo convierto todo lo que comemos en energía para todos ustedes. Moriríamos de hambre sin mí. Yo soy el más importante, yo debería ser el jefe.”

Las piernas dijeron: “Sin nosotras, no podríamos ir a ningún lado. Así que nosotras somos las más importantes, deberíamos ser el jefe.”

Entonces, un pedazo de popó que navegaba por el intestino pensó en alzar la voz y dijo: “Creo que yo debería ser el jefe.”

Todas las partes del cuerpo comenzaron a reírse y carcajearse, diciéndole: “¡¿Tú?! ¡Tú no haces nada! ¡No eres importante! No puedes estar al mando. Nunca serás jefe.”

Así que la popó se enojó y se negó a salir.

Al cabo de unos días, las piernas se sentían débiles, el estómago estaba tenso, las manos estaban temblorosas, los ojos estaban llorosos y veían borroso, el cerebro no podía pensar.

Todos cedieron, ya no podían más, así que acordaron en que la popó fuera jefe.

¿Cuál es la moral de la historia?

No tienes que ser un cerebro para ser jefe, solo sé una mierda.

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.