Return to start

¿Cómo creo un currículo cuando no tengo nada que poner en el?

Empieza con listas, no con currículos

Ya que empiezas desde cero (o partiendo de cero) con tu currículo, dejemos de lado el formato por un momento. Nos enfocaremos en él después, por ahora, solo haz una lista de tus habilidades, talentos, logros, y éxitos. No te preocupes por ponerlos en formato, puedes hacerlo después. Primero, piensa en todos tus logros, los pequeños y los grandes. Dependiendo de donde te encuentres en tu carrera y la clase de trabajos que estas solicitando, incluso las más pequeñas victorias pueden ayudarte a resaltar, asi que no tengas miedo de alardear de ti mismo.  Si estás buscando tu primer trabajo o servicio profesional, los documentos bien recibidos o proyectos importantes deben estar definitivamente en tu lista. Si estás cambiando carreras, piensa en algún logro de tu trabajo anterior que refleje habilidades universales como liderar un proyecto, malabarear con tiempos de entrega o convencer a personas que trabajen juntas. Incluso el escribir documentos es importante.

No seas tímido con tu lista. Siempre puedes reducirla después y es mejor tener más puntos de donde escoger que pocos. Además, tener una gran lista de logros y éxitos te permitirá seleccionar y escoger cuáles son los puntos más importantes para el trabajo que quieres, y adaptar tu currículo a cada uno.  Después, antes de que mudes todo a tu currículo, puedes eliminar las frases más comunes y los clichés más gastados cuando sea tiempo de ponerlos en el formato correcto.

Aprovecha todas tus experiencias y logros

Si las únicas experiencias y logros en tu currículo son profesionales, esta bien, siempre que sean las que necesites para el trabajo que quieres. Sin embargo, no dejes de lado experiencias y logros solo porque no estaban en un entorno profesional. Si tienes otra experiencia importante, o estás preocupado por incluir trabajo académico, voluntario o personal, ¡no lo estés! Todas son valiosas, y podrían ser esas las que te distingan de los otros candidatos, siempre que sean útiles y no obsoletas.

Por ejemplo, el voluntariado es una gran oportunidad de aprender habilidades, y le muestra a empleadores potenciales que eres capaz de aprender por tu cuenta  y que tienes el impulso de superarte a ti mismo en otros campos y proyectos favoritos. No tengas miedo de anotar tu trabajo de voluntariado o de estudiante, si por ejemplo, llega a destacar tu habilidad de investigación o habilidad para coordinar grandes proyectos (asumiendo que ambas son necesarias para el trabajo que quieres). Si tu trabajo de voluntariado resultó en una gran victoria o logro, anótalo también, asi como el número de casas que ayudaste a construir o el diseño de la página web del centro comunitario al que ayudaste.

Obten grandes referencias (o revisa tus antiguas)

Tus referencias deberán hablar de la calidad de tu trabajo y personalidad.  Tus referencias nunca deben hablar mal de ti (aunque deben ser honestos). Si lo son, necesitas mejores referencias. También asegurate de ser discreto con tu búsqueda de trabajo (si no quieres que tu jefe se entere aún).

Además de eso, trata de construir un listado de referencias que puedas usar en cualquier momento. Tus referencias no deben tener a tus jefes anteriores. Los profesores que conocen tu trabajo, maestros que avalen la ética de tu trabajo, compañeros de trabajo antiguos e incluso mejores amigos que avalen a tu persona son todas grandes referencias que dar. Puede ser algo frustrante el recibir de la nada una llamada de una persona a quien no les has hablado en años. Tus referencias son parte de tu red profesional. Deberás estar en contacto con ellos, y para ello existen muchas herramientas para ayudarte.

No lo hagas más extenso de lo que sea necesario

Finalmente, una trampa que evitar cuando comienzas con un currículo corto es hacerlo demasiado extenso con adornos.  Tienes tu lista de logros, éxitos, experiencia importante, y trabajo de voluntariado, dejalo asi, y empieza a incluir todo en un formato de currículo. No lo fuerces en una sola página con una innecesaria oración de  ‘Objetivo’, o  llenes el fondo con una lista detallada de todos los cursos que tomaste en la universidad y cuál fue tu calificación escolar.

Si se requiere esa información, te la pedirán. Puede que sea contradictorio sugerirte ser breve teniendo en mente que tu preocupación principal es  no tener suficiente con que completar tu currículo, pero es importante. Ser conciso y pertinente es mejor que forzarse a rellenar paginas o incluir secciones que no deberian estar ahí. Juega con algunos creadores de currículos para encontrar un aspecto visual que también se adapte a tus habilidades. Incluso puedes usar las plantillas de Google Doc, o tratar de personalizar tu propio creador de currículos. Apegate a lo bueno, hazlo verse bien y mantenlo breve y así tendrás un currículo que esté por encima de los  otros candidatos para el trabajo.

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.