Return to start

¿Pueden los videojuegos volvernos más inteligentes?

Aunque no todos los lugares del mundo estén inmersos en la vida tecnológica, gran parte de la humanidad la ha asimilado a la vida diaria. Siendo así, es imposible no pensar en cosas como los videojuegos y las repercusiones que los mismos le traen a nuestras vidas y a nuestro intelecto.

Las opiniones al respecto son encontradas, pero hay ciertas cosas que, por mucha controversia que genere, no pueden ser mentira. Así, los videojuegos han demostrado ser buenos para mejorar la memoria de acuerdo a un estudio realizado en los Países Bajos, además del ya consabido entrenamiento que los videojuegos significan para la coordinación y la motricidad fina de acuerdo al instituto Max Planck.

Aunque es cierto que tienen estas cualidades, ¿será posible que puedan ayudarnos a ser más inteligentes? La respuesta parece ser afirmativa, no sólo porque existen videojuegos que actualmente se enfocan en trabajar la mente, sino también porque los objetivos a alcanzar en varios de los juegos hacen que pongamos a trabajar la mente aunque sea de manera indirecta. Y es que cuando planeamos cómo llegar a un nivel secreto o cuando pensamos en algún truco que podamos utilizar para derrotar a un enemigo, estamos trabajando la parte lógico-matemática de nuestro cerebro.

Inteligencia racional y social

Adicionalmente, los videojuegos tienen ventajas que van más allá de la inteligencia analítica, sobre todo en ciertas modalidades como multijugador pero ¿por qué? La realidad es que los videojuegos motivan el desarrollo no sólo de la inteligencia racional, sino también de la social mediante la colaboración con otros jugadores para alcanzar un objetivo en común e incluso pueden fomentar la solidaridad como algunos juegos de rol, al permitir a un jugador sanar a otro o apoyarlo en la lucha.

Entonces, los videojuegos por sí mismos sí ofrecen beneficios a nuestra salud mental, a la capacidad analítica, cognitiva y social, ¿qué nos espera entonces con los videojuegos que fueron creados especialmente para entrenar nuestro cerebro? La resolución en este caso se encuentra dividida y aparentemente sin mucho sustento académico que respalde los efectos positivos de la interacción con este tipo de videojuegos.

Realismo y capacidades verdaderas

Los que afirman que estos videojuegos, creados para entrenar la mente, han mostrado un mejoramiento nulo, apuntan a que la medición de las capacidades mentales se realiza mediante el ejercicio de una sola tarea y no varias, como debería de suceder para obtener resultados confiables respecto a las capacidades mentales. Los especialistas que respaldan esta postura también dejaron muy en claro que creen que las tareas que se crean en los videojuegos son muy poco realistas y por lo tanto, no logran reflejar las capacidades verdaderas de la mente en el mundo real.

Otros especialistas por su parte declaran lo contrario y pugnan por la efectividad de los mismos. Lastimosamente uno de ellos tiene un empresa que crea y distribuye este tipo de juegos para mejorar la capacidad cognitiva de niños y otras poblaciones con necesidad de reforzar su habilidad analítica y cognitiva, por lo que sus afirmaciones se ven un tanto opacadas por el conflicto de intereses.

Sea cual sea el caso, toda la bondad de los videojuegos nombrada para con nuestros cerebros debe de considerarse válida sólo si se pone en práctica una máxima que hoy en día es más conocida por los anuncios de bebidas enervantes que otra cosa: nada con exceso, todo con medida. Si no me creen, basta con buscar un poco y encontrarán que los videojuegos, además de los maravillosos beneficios mencionados unos párrafos atrás, también pueden afectar nuestra capacidad de concentración. Así que ya lo saben, si quieren jugar háganlo, pero como con todo lo demás, que sea con medida.

Elisa E.

Comments have been closed for this article.