Return to start

¿Es Dios el único creador?

Esto ya me ha pasado antes y probablemente me sucederá otra vez. Trato de hacer algo pero por más que lo intento, los resultados son negativos. Entonces es cuando acudo a mi amigo y compañero de vida y le pregunto: "Oye, ¿puedes intentar hacer esto?" Y como si nada, lo hace. Lo volteo a ver y le pregunto: "¿Cómo hiciste eso?"

En los negocios pasa exactamente lo mismo. Para lograr hacer algo que otros ya alcanzaron hace un tiempo, necesitas entender cómo es que lo hicieron. ¿Qué recursos utilizaron? ¿Qué hiciste diferente tú para obtener los resultados que tuviste?

Cuando una persona tiene metas grandes, sus fracasos también pueden llegan a ser grandes. La cuestión no es cómo evitar el fracaso sino qué aprender de él. Asume la responsabilidad. Ser el responsable no significa ser el culpable del fracaso.

La responsabilidad es una herramienta importante que te permite encontrar puntos constructivos y seguir adelante. La culpa es… una forma de destrucción y una manera de perder el control.

Cualquier tipo de fracaso puede ser dividido en factores abstractos que dependen de ti y del resto del mundo (circunstancias, otras personas, política, etc.). Podrías decir que esto se divide aproximadamente en un 50% y 50%, y efectivamente así es. Aquí y ahora debes de dibujar la línea y aceptar que el éxito de tu negocio depende de ti solamente un 50%, el otro 50% siempre va a existir y siempre tratará de contribuir para crear resultados pobres.

Así que si tu restaurante comienza a tener menos clientes, probablemente sea debido a la nueva competencia que acaba de abrir cruzando la calle, por la crisis económica que nos ha estado perjudicando desde el año pasado, o simplemente porque los clientes son unos mimados. Y por supuesto, la razón no es enteramente porque tu personal no tenga aspecto amigable, o porque tu cocinero no ha cambiado el menú desde que llegó aquí por primera vez hace 15 años, o porque cierras los sábados a las 8 de la noche.

Con tal punto de vista, estás condenado al fracaso. Si comienzas a creer sinceramente que tu éxito depende de ti al 100% y que sólo tú eres responsable de los fracasos de tu negocio, encontrarás un millón de herramientas para ayudarte a alcanzar tu meta. Tendrás la capacidad de buscar nuevas oportunidades y nuevas formas de lograr tus cometidos.

¡Siempre haz más! Mucho más de lo que planeaste, más de lo que los otros hacen, más de lo que pensabas. Eres absolutamente capaz y mucho más de lo que la situación te exige. Sí, es difícil, pero te da ventajas y oportunidades.

Qué Busca

Comments have been closed for this article.