Return to start

4 tipo de relaciones que no le hacen bien a tu dinero

1. El amigo pobre

¿Tienes un amigo que parece siempre estar en un aprieto financiero? ¿Cuando le preguntas sobre su día por lo general te encuentras con una historia que te desgarra el corazón de sus preocupaciones financieras que no parecen terminar? Usualmente no es inusual caer en malos tiempos de vez en cuando, pero puede ser bastante molesto cuando sigues encontrándote con ese amigo que parece estar perpetuamente en la bancarrota. Está bien ayudar, pero si tu amigo parece estar haciendo hábito pedirte dinero, es tiempo de reevaluar tu amistad. ¿Es tu amigo porque te quiere y te apoya genuinamente o es simplemente un amigo que busca una ayuda financiera?

2. La interesada

¿Tu pareja a menudo espera que tu pagues todo? No dejes que el amor te ciegue a una posible persona interesada (y sí, sabemos que esa persona puede ser un hombre o una mujer). Si parece ser que tú eres solo quien abre la cartera, es un signo de que tu pareja está primordialmente contigo para obtener un apoyo financiero. Ponle mucha atención a cómo tu pareja actúa las veces en las que no tienes mucho dinero para gastar. ¿Tu pareja se pone fría y distante o te muestra compasión y apoyo?

3. El miembro de familia irresponsable

Ten cuidado del miembro de tu familia que constantemente te está pidiendo “prestado” dinero. Si tú decides darle un poco del dinero ganado de tu sudor, solo tienes que saber con antelación que quizás nunca más lo volverás a ver. También asegúrate de que de hecho puedes dar el dinero, en un principio. No es egoísta cuidar primero de tus propias necesidades financieras; es inteligente. Nuestro consejo cuando se trata de prestar dinero es: no lo hagas. De otra forma, si sientes que debes prestar, asegúrate de tener lo suficiente ahorrado para cubrir tus propios gastos.

4. La esposa o el esposo que gasta demasiado

Estar en una relación con una adicto a las compras no es nada divertido. Tus días y tus noches seguro se llenarán de discusiones sobre el dinero, los correos sobre las cuentas de bancos al límite y muchas lágrimas. Si tu pareja tiene habilidades de manejo financiero pobres, tendrás que cortar de raíz esto antes de que las cosas se salgan de control. Un esposo o esposa que gasta demasiado te puede poner en un aprieto en el evento en el que quisieras hacer una compra significativa, como comprar una casa. Existen muchas organizaciones donde tu pareja puede buscar ayuda, cómo Deudores Anónimos.

Eira Regalado Cavazos