Return to start

La mejor manera de sacarle la vuelta a las excusas

No tenía mucho dinero, por lo que no podía iniciar un negocio. Incluso si empezaba uno, no contaba con ninguna oficina o clientes, y era demasiado tímido para llamar a clientes. No tenía contactos o parientes ricos o algo que me fuera de utilidad.

No tenía talento. Sólo tenía suerte. Nadie me contrataría. No contaba con el equipo necesario. No podía escribir un libro porque no contaba con una editorial. No podía ser un comediante porque tenía miedo de que la gente me callara. Tengo miedo de escribir una publicación para un blog porque, ¿qué es lo que podría llegar a pensar la gente?

Todas mis excusas resultaron ser bendiciones disfrazadas. Siempre hay una brecha entre “lo que tengo ahora” y “lo que me gustaría tener”. Esta brecha son todas tus excusas. Lo repito: eso es LO QUE BASTA. Tus excusas son simplemente el camino que te lleva de “aquí” a “allá”. Buena suerte en tus viajes.

A continuación hay algunos tipos de excusas que tenía en el pasado y que aún sigo teniendo. Deberías hacer tu propia lista.

No tengo dinero

Cuando inicié mi negocio (llamado Reset) no tenía absolutamente nada de dinero en el banco y contaba con un salario muy bajo en HBO. Ah, y tenía un trabajo de tiempo completo.

Fue brutal. Tuve que ser muy creativo para encontrar computadoras que pudiera usar y buscar amigos y familiares para decirles cuáles eran mis habilidades y qué clase de clientes serían buenos para mí. (Respuesta: Cualquiera que necesitara cualquier cosa, le ofrecería mi ayuda por una cuota).

Así que mi solución fue asegurarme que todos conocieran cuáles eran mis habilidades y por qué es que las necesitaban.

Entonces armé mi horario (fines de semana, noches, días en los que me podía esconder) para hacer el trabajo para los clientes, al menos hasta que estuviera listo para ser un empresario de tiempo completo. (En este punto ya contaba con alrededor de 10 empleados).

No tengo el equipo necesario

Me reuní con un amigo ayer. Hablamos sobre la gente que hace videos para YouTube y que vive de todas las visitas y anuncios que generan.

“Yo lo haría pero no tengo la cámara correcta”.

Le dije, “¿Quieres que te preste mi teléfono? Porque cualquier teléfono en el mundo cuenta con una cámara y miles de veces mejor que la que necesitas para YouTube.”

Le pregunté qué más es lo que se interfiere en su camino. “Siempre hay una buena razón, la verdadera razón”, le dije. “Sólo dame una estúpida buena razón. ¿Cuál crees que sea la verdadera razón?”

Pensó sobre ello y me dijo. “Pereza”. Lo entiendo. Soy perezoso también.

“Así que toma tu cámara y trata de practicar. Has un video sencillo. Ve a la calle 42 y graba a los chicos jugando en la cancha, después súbelo. Solo acostumbrate al ritmo de hacer videos y subirlos . Entonces, escribe ideas todos los días sobre más y más videos divertidos que puedas hacer. Es un juego de cantidad.

¿Lo hará? No lo sé. Amamos a nuestras excusas. Son tanto nuestros bebés como nuestras ideas.

No tengo tiempo

Digamos que eres una madre soltera con tres niños y un empleo de tiempo completo. Puede que no tengas tiempo para escribir “Harry Potter”.

Sería realmente difícil. Pero encontrarías el tiempo. Dejas de ver televisión. O te saltas una comida (Nadie en el mundo se muere de hambre por saltarse una comida, daría mi sello de aprobación médica. Porque aunque no tenga un título médico, le juego a ser doctor en FaceBook).

La magia de las excusas es que siempre hay una manera de ser creativo ante ellas. Las excusas son el mapa a tu éxito. Todos tenemos obstáculos.

Puedes ver a los obstáculos como una oportunidad de crecer o como un obstáculo para detenerte.

La buena noticia es tienes la oportunidad de elegir.

No soy lo suficientemente bueno

Necesito más de un año para volverme mejor, para aprender cómo codificar, para aprender cosas financieras, para aprender a… y las excusas siguen. No puedo comenzar una compañía hasta que…

Todos en cualquier campo en la historia del mundo han dicho en algún punto, “No soy lo suficientemente bueno”.

Así es como sobrellevas esa excusa, la cual no sólo te hace lo suficientemente bueno, sino que hace que madures como una persona, la cual sabe como volverse lo suficientemente bueno. Así puedes hacerlo una y otra vez.

Baudilio Sosa Mayonga

Comments

alison     10 April 2017

Yo opino que las excusas son nuestro miedo a fracasar o a hacer algo. La forma de vencerlas es buscando una buena motivación para lograr hacer lo que queremos.

Comments have been closed for this article.