Return to start

Profecías bíblicas por cumplirse (Tercera Parte)

El ministro Jacob Prasch, hombre que ha estudiado a fondo las profecías consagradas en los evangelios del Apocalipsis, Daniel y Ezequiel, sostiene fervientemente que “la constelación de sucesos globales previstos en las sagradas escrituras está casi completada, las predicciones son una señal clara y visible de que nos acercamos al final del mundo tal como lo conocemos”.

En este recuento de profecías bíblicas que hemos venido recopilando para ustedes en varias entregas, relacionamos los pasajes bíblicos con una cuidadosa interpretación de los hechos y la dinámica geopolítica actual.

Cerca del final se construirá un gran templo en Jerusalén- (Apocalipsis, versículos 1 y 2):

1 Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, el altar, y a los que adoran en él.

2 Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses.

Comencemos por decir que los versículos del libro del apocalipsis atrás citados hacen referencia al tercer templo de los judíos, éste tercer templo es parte integral de la profecía de los últimos tiempos, Jesús, Pablo y Daniel hacen referencia a ella.

El Templo Judío fue destruido en el año 70 DC por el General Romano Tito y sus legiones, pero el mismo será reedificado previo al comienzo de los siete años de la tribulación según el libro de Daniel. 

EL templo tendrá que reconstruirse y según el libro del apocalipsis, capítulo 11, será un templo tribulacional, ahora mismo hay “De Shivas” (Escuelas religiosas judías) ocupándose de resucitar el antiguo sacerdocio levítico; de hecho, hay un “Instituto del Templo” que está recogiendo, restaurando y diseñando los objetos necesarios para reintroducir el culto levítico.

Yehuda Glick, portavoz del “Instituto del Templo de Jerusalén”, dijo en una reciente entrevista:

El libro sagrado de “La Torá” nos obliga: Construidme un santuario y moraré entre la gente. Y eso exactamente estamos haciendo, estamos intentando construir la casa de Dios (el tercer templo), como anunciaron los profetas, todos y cada uno de ellos; porque ese es el mismo centro del libro, hay que responder a las obligaciones de la palabra de Dios.

Así que empezamos con las cosas principales: La mesa del pan, el altar del incienso, la menora, los instrumentos musicales, las vestiduras del sumo sacerdote, y poco a poco hemos reunido más de 70 elementos. Comenzamos con un grupo pequeño de personas y ahora hay cientos de miles de personas que ingresan a nuestra página web cada día, y que intentan formar parte de este piadoso fenómeno histórico; ha llegado el momento de que el mundo se congregue en torno a un solo Dios. En cuanto empecemos, debemos tardar uno o dos años en construir el tercer templo”.

El 21 de mayo de 2009, el fiel movimiento del monte del templo presentó al mundo en Jerusalén la piedra angular del tercer templo de trece toneladas de peso.

Sin embargo este es un tema sumamente polémico y delicado para el Oriente Próximo, ¿cómo se podrá reconstruir el templo en la actualidad? Recordemos que en el lugar donde se supone que lo reconstruyan se encuentra la Mezquita de Omar o la Cúpula de la Roca, la cual es un santuario sagrado para todos los musulmanes.
¿Cómo podrá los judíos quitarles este lugar sagrado a los musulmanes sin que estalle una guerra sangrienta?

La puerta este de la muralla de la ciudad de Jerusalén permanecerá cerrada hasta el final- (Ezequiel capítulo 44, versículos 1, 2 y 3):

1 Me hizo volver hacia la puerta exterior del santuario, la cual mira hacia el oriente; y estaba cerrada. 

2 Y me dijo Jehová: Esta puerta estará cerrada; no se abrirá, ni entrará por ella hombre, porque Jehová Dios de Israel entró por ella; estará, por tanto, cerrada. 

3 En cuanto al príncipe, por ser el príncipe, él se sentará allí para comer pan delante de Jehová; por el vestíbulo de la puerta entrará, y por ese mismo camino saldrá.  

“Solimán el Magnífico”, sultán del Imperio otomano entre los años 1520 y 1566, conocedor de la creencia judía de que su mesías entrará por la puerta oriental de la muralla que rodea el casco antiguo de la ciudad de Jerusalén, colocó un cementerio justo delante, para de esta manera corromper a los judíos que intentaran entrar por esa puerta a través del cementerio al tener contacto indirecto con los cadáveres.

Pero, además de colocar el cementerio, Solimán el Magnífico ordenó que se sellara esta puerta, cumpliendo así esa profecía bíblica desconocida para él; sin embargo, de conformidad con las escrituras, el espíritu de Dios volverá a entrar por esa puerta al final de la era.

A pesar del deseo de mucha gente a lo largo de los siglos de volver a abrir la puerta oriental de la muralla, ésta sigue cerrada, como profetizó Ezequiel. Hoy es plenamente visible la silueta de la puerta frente a la grieta del monte de los olivos dominando el valle del Cedrón, incrustada en la muralla en el lado Oeste de la ciudad vieja, sigue allí como dijo Ezequiel.

Sergio Augusto Alvarez Vargas

Comments

tania     14 December 2016

Excelente

Sergio Alvarez     28 December 2016

Me alegra que te haya gustado, un abrazo

Comments have been closed for this article.