Return to start

Lo más adorable, ridículo y asqueroso que han hecho unas mascotas

1. El gato granjero

Tenía un gato de granja cuando era adolescente que amaba escalar y sentarse en el tejado. El problema estaba que tenía la costumbre de bajar para que le acariciaran la pancita cada vez que veía a una persona.  Era una ocurrencia que hacía tan a menudo el que caminaras cerca de la casa y él cayera del techo. Uno pensaría que después de las primeras veces hubiera aprendido pero no, vivió una larga vida a pesar de eso.

2. Sam, el perro.

Mi perro Sam una vez agarró su pierna trasera con la boca y trató de huir con ella. No llegó muy lejos.

3. Enterrar juguetes en la alfombra

Cuando era un cachorro mi perro enterraba sus juguetes en medio de la habitación. Ella excavaba en la alfombra, hacia un “hoyo” y entonces ponía milagrosamente el juguete en el agujero. Luego lo enterraba con sus patas y nariz, echando la supuesta tierra encima.
Al final solo había una pelota en medio del piso pero ella estaba tan satisfecha con haberla enterrado que trotaba de felicidad.

4. El boxeador de sombras

Una vez tuve un perro que se la pasaba todo el dia persiguiendo sombras y reflejos en las paredes. Cuando los “atrapaba” solo se sentaba y lamia la pared, podía lamer la pared por horas sin fin.

5. Todo lo que se mueva

Todo comenzó cuando un amigo le compró un puntero láser a su perro. Ahora que, el mío persigue todo lo que se mueve, incluyendo su propia sombra. El golpeaba su cabeza contra la pared persiguiendo una luz o a veces se quedaba sentado por horas viendo el lugar. Esto suena gracioso y lindo excepto que mi perro es un labrador chocolate de 50 kilos. Y cuando usas un casco con luz o cargas una linterna se asusta y se queda en la luz todo el tiempo. Mi padre y yo reemplazamos el piso de mi casa y usábamos cascos con luz todo el tiempo para ayudarnos cuando trabajabamos en esquinas y así. El se sentaba ahí todo el dia y miraba el lugar brillante. Apagabas la luz y volvía a ser el perro más normal del mundo, no el más inteligente, pero pues es un labrador y ese es más o menos su defecto.

Baudilio Sosa Mayonga