Return to start

¿Por qué los animales hibernan?

¡Hola, soy Dann! Nuevamente con ustedes. ¿Nunca se han preguntado cómo es que los animales no humanos sobreviven al inclemente invierno? Porque es verdad que cuando estamos en esa época del año, nosotros nos ponemos tres capas de chamarras, un gorro, bufanda y guantes, pero por obvias razones, los animales no pueden hacer eso. Algunas especies realizan un proceso llamado hibernación, que es la estrategia de estos organismos para superar las condiciones precarias como la escasez de comida o temporadas de invierno extremo.

Los organismos poseen algo denominado ritmos biológicos, los cuales modulan el funcionamiento de las células, órganos y tejidos. Estos ritmos pueden verse en todos los niveles de organización (por ejemplo, a nivel celular, fisiológico y conductual) y pueden ser propiciados por factores ambientales (llamados ritmos biológicos exógenos). En el caso de los ritmos biológicos exógenos, en cuanto el ambiente cambie de nuevo, la respuesta del organismo (como la hibernación), desaparecerá. La hibernación es un ritmo biológico estacional, ya que como sabemos, sólo se da durante el invierno.

Los organismos que hibernan (como ardillas o mariposas), buscan un refugio en el cual se encuentren a salvo de sus depredadores, por lo que se preparan durante meses para este proceso. Durante dichos meses anteriores a la hibernación, los organismos se dedican a conseguir comida en grandes cantidades, con la finalidad de que exista un aumento en su peso y en la cantidad de grasa corporal. Esto es principalmente porque durante la hibernación, los organismos no pueden llevar a cabo funciones vitales como ir a cazar, tomar agua, excretar e inclusive moverse. Durante el tiempo que el organismo se encuentre hibernando (dependiendo de la especie, pueden llegar a hibernar hasta 9 meses o más), se puede dar una reducción de hasta el 98% del metabolismo. Quizá el organismo más conocido por hacer esto es el oso, sin embargo, éstos no entran en un proceso de hibernación como tal, sino en un letargo, ya que en este último tanto la temperatura como el ritmo cardiaco no disminuye lo suficiente como para denominarse hibernación. En el caso particular de los osos, su temperatura interna puede disminuir de 4 a 5 grados centígrados y las pulsaciones de hasta 8 a 10 por minuto.

Son los pequeños mamíferos terrestres los que más utilizan este mecanismo para sobrevivir al invierno, como los pueden ser ardillas, hámsteres, murciélagos, las ardillas árticas (que hibernan durante nueve meses) y la chotacabras de Colorado (considerada la única ave que hiberna), entre otras. También este proceso se da en organismos de sangre fría como anfibios y reptiles, los cuales, al descender la temperatura del ambiente, se quedan juntas en madrigueras hasta que pase el invierno. Muchos otros grupos como las aves, peces y cetáceos, deciden migrar hacia lugares con climas mucho más favorables para poder sobrevivir. Este método de migración también lo utilizan muchos invertebrados, por ejemplo, la mariposa monarca que viaja un aproximado de 4,500 km hasta Michoacán y el Estado de México, en busca de un lugar con mejores condiciones.

Sin duda, los animales que se encuentran ante condiciones tan adversas saben cómo solucionar sus problemas. ¿Tú sabes acerca de algún otro animal que haga algo así de extraordinario para sobrevivir? Espero te haya gustado el artículo, yo soy Dann y espero que me leas de nuevo muy pronto.

Daniel Díaz Hernández

Comments

marcusoz     30 June 2017

Espera, me estás diciendo que he vivido engañado toda la vida pensando que los osos hibernan??!! jajaja bueno, creo que hoy he aprendido algo nuevo :P

sarahi     3 July 2017

Quiero renacer en una ardilla artica

Comments have been closed for this article.